Residuos

Polémica por idea de instalar basurero para residuos tóxicos en Chihuahua

Habitantes del municipio de Aldama solicitaron a la Semarnat revoque el permiso que por 25 años otorgó en octubre de 2018 a la empresa Tecnología Ambiental Sostenible

Teorema Ambiental/Redacción

Habitantes del municipio de Aldama, Chihuahua, protestaron ante el proyecto de construir un basurero que recibirá desechos industriales y tóxicos provenientes de la actividad minera generada en otros estados, así como de EEUU.

Por ello, exigieron a su ayuntamiento que niegue el permiso que busca convertir una serie de terrenos ejidales dedicados a la ganadería para que sean el destino final de azufre y cianuro con diversos tipos de ácido que serían colocados bajo tierra para su degradación.

Además, recaban firmas y organizan protestas contra la empresa Centro de Acopio, Tratamiento de Residuos Industriales y Peligrosos (Catrip-Chihuahua) que se instalará en tierras de agostadero a 14 kilómetros de su cabecera municipal, informaron.

Representantes de ejidatarios, comerciantes, estudiantes y ciudadanos del municipio de Aldama solicitaron a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) revoque el permiso que por 25 años otorgó en octubre de 2018 a la empresa Tecnología Ambiental Sostenible, SA de CV, que promueve la construcción del “basurero tóxico”.

Indican que además de la cercanía con la zona urbana, este terreno se inunda cuando la temporada de lluvias en el semidesierto es abundante, por lo que existe el riesgo de que los contaminantes entren en contacto con la zona habitada.

Incluso parte del cabildo de Aldama han mostrado apoyo a los manifestantes y aseguraron que negarán el cambio de uso de suelo porque la instalación trae contaminación a la región solo se generarán menos de 20 empleos.

Sin embargo, Tecnología Ambiental Sostenible administra otros dos depósitos de desechos industriales y tóxicos en Sonora y podría ampararse si les niegan este cambio de uso de suelo, puesto que ya cuentan con la autorización de Semarnat.

El “basurero tóxico” será construido en los lotes 80 y 81 del ejido Aldama, en la carretera que lleva hacia las ciudades de Ojinaga, Chihuahua, y Presidio, Texas; por su cercanía con la frontera los inconformes temen que su municipio reciba desechos tóxicos desde EEUU.

Mientras tanto, el Grupo Ciudadano Aldamense en contra del Basurero Tóxico realiza una campaña informativa para alertar a los habitantes del municipio, y busca ser atendido por la Semarnat para que revoque los permisos.

Señalan deficiencias en la manifestación de impacto ambiental que entregó la empresa a Semarnat y denuncian que el Catrip-Chihuahua recibirá residuos de cianuro, asbesto, agroquímicos caducos y otros 40 más.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO