Biodiversidad

Se espera una buena temporada para la monarca en su santuario: WWF

Por primera vez en la historia estamos haciendo un monitoreo sistemático que implica detectar por dónde están entrando las mariposas al país, pero con aparatos que miden con qué frecuencia están pasando

José Luis Martínez

Ciudad de México, 28 de noviembre de 2019.— Para esta temporada de invierno, se espera el arribo de un número importante de ejemplares de mariposa monarca en los bosques de Michoacán y Estado de México, aseguró Jorge Rickards, director general del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) en México.

Este sería el segundo año consecutivo con una presencia importante, luego que en años anteriores, principalmente en 2016, se presentó una situación crítica con la llegada de estos lepidópteros que viajan más de cuatro mil kilómetros cada año para encontrar un refugio contra el invierno.

“Este año no tuvimos algún evento climático particularmente negativo a lo largo de la ruta ni tampoco en el sitio, como en el 2016, que hubo una tormenta muy fuerte. Entonces me parece que estamos viendo mucha mariposa a comparación de hace dos años, cuando algunas tormentas frenaron la subida, el regreso de la mariposa. Aunque esta circunstancia permitió que se pudieran reproducir más tiempo y entonces la población logró aumentar, pero este año ha sido relativamente normal”, aseguró el vocero de WWF-México.

Jorge Rickards estuvo presente en el estreno del documental Mariposa Monarca, la extraordinaria hibernación de la reina de los bosques, realizado este lunes y patrocinado por la Alianza WWF-Fundación Telmex Telcel.

En entrevista, señaló que: “por primera vez en la historia estamos haciendo un monitoreo sistemático que implica detectar por dónde están entrando las mariposas al país, pero con aparatos que están observando con qué frecuencia están pasando y eso nos permite medir el ritmo de entrada de las mariposas, más o menos por dónde están pasando y lo que hemos visto es que vienen muchas mariposas”.

Y agregó: “esto por supuesto es indirecto, pero ya aquí en la Reserva estuvimos la semana pasada y antepasada monitoreando la llegada y estamos viendo afortunadamente buenos indicios, pero no han terminado de llegar. Entonces, esperamos tener una buena temporada”.

Te puede interesar: WWF y Telcel presentan documental de avance en rescate de mariposa monarca

Rickards recordó que hace cuatro años llegaron apenas mariposas suficientes para ocupar difícilmente 0.6 hectáreas de superficie de bosque, la cantidad más baja desde que comenzó a medirse este impresionante fenómeno migratorio. Sin embargo, para el año pasado, se logró un arribo de 6.05 hectáreas, es decir 144 por ciento más.

“Tenemos contacto con los científicos canadienses y con la red Monarch Watch en EEUU, Karen Oberhauser y toda esa red y WWF en nuestras oficinas de EEUU tenemos una relación directa con todo ese lado. También somos parte del Comité Científico Trilateral y a raíz de esta situación catastrófica hicimos mucho ruido y logramos que los líderes de los tres países, hace tres años, acordaran que la mariposa es una prioridad y de ahí se hicieron programas trilaterales, pero también planes de acción por país.

“Además, esto generó que la gente se diera cuenta que hay que hacer algo. Ha aumentado la participación.”

Te puede interesar: Área de ocupación de mariposa monarca creció 144 % en 2018

Finalmente, el director general de WWF indicó que en ocho años se han reforestado 13 mil hectáreas con cerca de cuatro millones de árboles, los cuales, actualmente ya están alcanzando buen tamaño para dar refugio a las mariposas.

“También estamos viendo que áreas que han ido dejando sin explotar las comunidades también están regenerándose. Falta hacer un estudio científico sobre el balance neto de esta recuperación, pero hay una mejora general en la Reserva, en las zonas núcleo. Donde tenemos problemas todavía es en la zona de amortiguamiento (alrededor de la Reserva), donde sigue habiendo mucha tala que se tiene que corregir.”

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO