Tendencias

Teorema Ambiental una década de sueños y realidades

Fue el año en que algunos soñaron ingresar al primer mundo con el Tratado de Libre Comercio, el año del despertar a la realidad con la incursión indígena y la revelación de Marcos, el año de las muertes de Colosio y Ruiz Massieu, el año en que Brasil se convirtió por cuarta ocasión en campeón al vencer a Italia, el año de la victoria de Julio César Chávez sobre Meldrick Taylor, el año del Nobel de la Paz a Clinton, Arafat y Rabin, fue el año convulso en que nació Teorema, la revista de Wendy Coss.

Sólo alguien con la capacidad de emprender pudo iniciar un proyecto editorial sustentado en la visión. Apenas dos años atrás, en 1992, Río de Janeiro había conjuntado al mundo para advertirse a sí mismo: nos hemos excedido y seguimos haciéndolo; aprendemos a desarrollarnos o de la contaminación del aire vamos a la modificación de los climas en el planeta, de la supresión de los bosques al fin de la regeneración del agua potable, del abuso de la energía fósil, de los suelos como vertederos de basura y del agotamiento de la capa de ozono al desenlace del hábitat y la humanidad.

Después de abrir en el Unomásuno de Manuel Becerra Acosta un segmento de mercado ineludible hoy para los medios de comunicación impresa con los suplementos comerciales, Wendy Coss percibió en la elaboración del primer suplemento a color auspiciado por El Financiero de Rogelio Cárdenas y Alejandro Ramos la necesidad que en el mundo empresarial había de un foro de expresión del quehacer ambiental planteado por la Cumbre de Río.

Miró las perspectivas, y mujer de decisiones claras, inició el proyecto. Concibió el nombre, el logotipo, el diseño, el contenido editorial, la empresa, los requerimientos de ley y con el talento por las relaciones públicas decidió comenzar. Los primeros años en los linderos del Parque Hundido, en la calle de Denver, en una pequeña oficina, con limitada infraestructura y con un diminuto número de personal, que con entusiasmo aportó su tiempo y trabajo a forjar esta aventura editorial; después en la calle Madrid de Coyoacán y más tarde y hasta ahora en la cerrada de Miguel de Mendoza.

Con el apoyo de Juan Antonio y Miranda, los leales desde el primer día, el respaldo de Iván, Fabiola, Alejandro y Ernesto, que han entregado igualmente tramos importantes de sus vidas, así como muchos que en Teorema han aprendido que constancia, perseverancia y tesón pueden superar los desafíos que enfrenta una empresa que va por varias décadas más.

Del primer ejemplar al más reciente hay una evolución, siempre con el propósito de ofrecer una plataforma de difusión a los actores productivos que en el cuidado de los recursos ambientales han depositado esfuerzos muchas veces transformados en ejemplos por seguir. Por las páginas de la revista han transcurrido reconocidos empresarios, especialistas, directivos y colaboradores, cada uno comprometido con un entorno más saludable para el país.

Desde el esmero por impulsar las energías alternas, como el gas natural, que después de ser una propuesta es ahora una opción disponible en el mercado; la aparición de ofertas tecnológicas cada día más cercanas para su uso cotidiano, como los autos eléctricos o de celda de combustible; la ineludible cogeneración de electricidad, los planes para dotar de infraestructura de manejo a los residuos industriales, el surgimiento de los bonos de carbono, multitud de temas han sido abordados.

Desde el lanzamiento de la revista en Monterrey en 1994 hasta la edición 44, han tenido lugar diversos acontecimientos y muchos cambios habrán de suscitarse, en tanto Teorema aguarda la época por venir.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO