Tendencias

Lombricultura, negocio bajo tierra

El uso intensivo de agroquímicos y fertilizantes químicos en la agricultura durante más de 40 años ha producido serios daños en el ambiente.

La agricultura intensiva, el uso incontrolado de productos químicos y la cada vez mayor generación de residuos sólidos se convirtió en un problema de proporciones gigantescas, difícil de controlar y que afectó directamente a los suelos dedicados a la actividad agrícola.

En entrevista con 2000Agro, el director general de Btagro, Francisco Salcedo Plazas, señaló que los agricultores deben estar conscientes de que entre más productos químicos utilicen para combatir plagas, éstas se vuelven más complicadas y resistentes y, lo más grave, afectan la biodiversidad del suelo.

Ante esta problemática, en 1986, Btagro –compañía dedicada a desarrollar tecnología basada en lombricultura y fertilizantes naturales– se dio a la búsqueda de opciones para recuperar los ecosistemas agrícolas y la riqueza de sus suelos.

Fue así como en la lombricultura encontraron una alternativa viable, productiva y capaz de detonar nuevos negocios agrícolas.

Antecedentes

En Europa –explicó Salcedo–, la lombricultura apareció hace 40 años. Sin embargo, clima y costos de producción limitaron su aceptación.

Empero se desarrollaron proyectos con lombrices especializadas en absorber metales pesados y contaminantes como el mercurio.

Posteriormente, en América del Sur, la lombricultura logró desarrollarse. Hoy «la lombricultura se practica desde Canadá hasta la Patagonia».

Salcedo Plazas aseguró que previo a la lombricultura surgió el composteo el cual, ocasiona problemas de contaminación.

«La composta se produce a través de calor y de bacterias que generan gases que no se queman y que se elevan a la atmósfera o que se incorporan al suelo produciendo amoniaco.

«Por esa razón países como Japón producen composta en cámaras cerradas controladas. Con el sistema de composteo más acelerado se logra un proceso de degradación total de los residuos en un periodo de entre 80 a 90 días. Pero con la lombricultura este proceso de degradación se logra en tan sólo 24 horas.

Además, la composta genera lignina que al incorporarse al suelo produce acidificación o problemas de hongos en los cultivos.

Ventajas de la lombricultura

En el ambiente agropecuario, la lombricultura cumple con una función sanitaria fundamental pues termina con los parásitos e interrumpe el ciclo de reproducción de la mosca.

«La lombricultura es un círculo sanitario en el que si se riega con aguas negras las lombrices acaban con los patógenos contenidos en éstas. Además, las lombrices tienen la capacidad de desnaturalizar jabones, antibióticos y desparasitantes, con lo cual se libera al subsuelo de esos contaminantes. Es una tecnología muy completa», aseguró Salcedo.

Por otra parte, las lombrices son productoras de humus, el cual es un mejorador de suelos que proporciona textura, estructura y biodiversidad.

Asimismo, con las lombrices –dijo enfático Francisco Salcedo– se puede generar carne de alta calidad. «Una hectárea de lombrices produce 500 toneladas al año de carne de lombriz viva que, al transformarla en harina, genera 90 toneladas de harina de lombriz.

«La harina de lombriz contiene un 70 por ciento de proteína promedio y puede generar 63 toneladas de proteína 100 por ciento digestiva, de altísima calidad, libre de antibióticos, desparasitantes, de cualquier residuo de medicamento y de patógenos. Es una carne que en países como Colombia se consume porque es de alta calidad y su costo es muy inferior a un kilo de carne de res.»

Negocio potencial

Si bien la lombricultura es un sistema eficiente por sus ventajas sanitarias, alimenticias y de degradación de basuras orgánicas, también puede ser un negocio potencial.

Btagro desarrolla proyectos lombrícolas donde, con el manejo adecuado, se pueden obtener interesantes beneficios ecológicos y ganancias en el mediano plazo.

Salcedo comentó que la empresa que dirige ha iniciado trabajos con ganaderos y productores de leche, los cuales por su actividad generan contaminantes como estiércol y desparasitantes que al ser depositados sin ningún control en el campo producen un ciclo de infección.

Con los proyectos lombrícolas se calcula que por cada vaca se pueden tener 9 metros de lombricultura y de esta forma deshacerse del yugo del estiércol y de otros contaminantes, a la vez que se genera un negocio.

El negocio consiste en que un rancho de media hectárea de lombricultura puede llegar a producir 45 toneladas al año de harina de lombriz con un valor en el mercado de un millón 200,000 pesos. A eso –apuntó Salcedo– se le deben sumar las 2,000 toneladas de humus producidas por la misma media hectárea de lombricultura lo cual tiene un valor aproximado de 2 millones de pesos más.

La venta de la harina de lombriz y del humus –garantizó el director de Btagro– está asegurada porque somos nosotros mismos quienes la compramos para un proyecto en el que nos encontramos y que demanda estos productos, los cuales son escasos en el mercado. Es decir, Btagro desarrolla el proyecto y posteriormente compra los productos para comercializarlos.

El humus, una vez transformado en órgano-mineral, se les vende a los agricultores para que éstos lo empleen en sus cultivos como fertilizante natural. También sirve para generar insecticidas orgánicos, bactericidas, entre otros que funcionan para controlar plagas como los ácaros, la araña roja, la mosquita blanca, etcétera.

«Con este órgano-mineral estamos realizando trabajos con FIRA Villa Diego en Guanajuato donde tenemos una parcela de garbanzo y está absolutamente limpia, no hay ningún tipo de plaga. Este producto ya lo hemos probado con varios cultivos como maíz, tomate, chile, caña de azúcar, tomates de cáscara y todos con excelentes resultados.»

Con la realización de estos proyectos –aseguró Salcedo–, lo que está buscando Btagro es generar contratos agrícolas en los cuales nosotros brindamos la asesoría al agricultor y también le buscamos un comprador para su producto.

«Uno de los contratos que actualmente ya tenemos firmado consiste en sembrar mil hectáreas de garbanzo bajo un esquema totalmente orgánico. Para ello, necesitamos agricultores interesados en sembrar este producto y bajo esta modalidad ecológica. Como éste, contamos con otros contratos de similar magnitud o más pequeños para los cuales necesitamos de agricultores, sean chicos o grandes, que trabajen con nosotros en diversos cultivos.»

Cursos y capacitación gratuitos

Entre las múltiples actividades y servicios que ofrece Btagro sobresale la capacitación, sin costo alguno, que imparte para el manejo y desarrollo de la lombricultura como alternativa industrial y tecnológica. Sólo pide el apoyo del costo de traslado.

Salcedo subrayó que: Ante la apertura del mercado la única protección que tenemos es sembrar en forma diferente. Es decir, de manera ecológica, obteniendo productos de alta calidad que encuentren con mayor facilidad mercados viables para su comercialización.

Requisitos para un rancho lombrícola

• La superficie donde se planee instalar el sistema de lombricultura debe ser un lugar que cuente con agua, ya sean aguas negras, grises o de pozo.

• El lugar donde se origina el alimento –desperdicios del rastro, estiércol, de frutas de alguna empresa que produzca jugos, aserrín de una maderería– no debe estar a una distancia mayor a 50 kilómetros porque de lo contrario los costos de operación se elevan demasiado.

• Una superficie lo más plana posible. El tamaño de los ranchos lombrícolas que desarrolla Btagro no debe ser menor a 600 metros cuadrados porque de lo contrario éste no es rentable y se convierte en un negocio de traspatio.

• Se necesita capital para invertir. El costo promedio para arrancar un sistema lombrícola es de 600 pesos por metro cuadrado. Esta tarifa incluye la asesoría, herramienta, maquinaria (en caso de necesitarse) para la construcción, la instalación del sistema de riego y la compra del pie de cría.

• Los costos de operación de un proyecto de 1,200 metros cuadrados oscilan entre los 10,000 pesos mensuales y cuando se comienza a producir la carne de lombriz, que es después de 24 meses, los costos de operación aumentan a 17,000 pesos al mes.

• Los candidatos ideales para desarrollar un sistema de lombricultura son: ganaderos, productores de leche que tienen graves problemas de contaminación, uniones de campesinos y productores de cultivos.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO