Tendencias

Litchi La fruta más fina del mundo

litchiPor su color rojo intenso, sabor agridulce y pequeño tamaño, el litchi está considerado como la fruta exótica más fina del mundo. Los productores nacionales tienen una buena oportunidad en los mercados nacional e internacional, sobre todo en Estados Unidos y países europeos, ya que la demanda es mayor que la oferta, lo cual genera un precio atractivo para el agricultor.

En el ámbito mundial existen más de 100 variedades de litchi, las cuales se distinguen por los requerimientos climáticos, la calidad de la fruta, la maduración y el grado de alternancia.

En México predomina la variedad Brewster –que se introdujo en Florida a principios de siglo por su gran adaptación al frío que existe en esa península–, sin embargo, debido a las condiciones climáticas del trópico mexicano se considera que no es la más apta para nuestro país.

Esta fruta exótica se cultiva en Sinaloa, San Luis Potosí, Veracruz, Oaxaca, Campeche, Nayarit, Hidalgo, Chiapas y Baja California Sur.

Aunque no hay estadísticas oficiales, los investigadores estiman que el cultivo no rebasa las dos mil hectáreas.

El litchi mexicano se comercializa en un 98 por ciento en fresco y una mínima parte seco o en mermelada. El principal mercado de exportación se halla en Estados Unidos y algunos países europeos.

Bajo costo de producción

Rita Schwentesius, investigadora del Centro de Investigaciones Económicas, Sociales y Tecnológicas de la Agroindustria y la Agricultura Mundial (Ciestaam), asegura que el costo de producción de esta fruta es relativamente bajo porque casi no hay plagas por combatir, por ser un árbol exótico. Sin embargo como el árbol de litchi produce cada dos años, hay que invertir en el anillado –rayar los troncos o ramas del árbol– para poder obtener una buena producción, y esto resulta muy costoso.

La planta, explica, es muy cara porque hay que obtenerla de acodos –propagación vegetativa donde se enraízan tallos de una planta que permanecen unidos a la misma– y no de la semilla, que entraría en producción después de 60 años.

Durante más de 80 años la reproducción de la planta (de acodo) fue secreto de Sinaloa, por ello el litchi tiene poco tiempo de haberse extendido al resto del país.

El litchi es una opción de producción para personas de bajos recursos; incluso en estados como San Luis Potosí o Veracruz es promovido como alternativa para pequeños productores.

Comercio fino

En el ámbito nacional los productores tienen como opciones de comercialización la exportación, el abasto del mercado local o regional y el envío a centrales de abasto de las grandes ciudades.

En el caso del litchi la demanda es mayor que la oferta y los productores mexicanos no se están ajustando a la demanda en Estados Unidos, asegura Rita Schwentesius. En territorio estadounidense viven muchos asiáticos que demandan la fruta, tanto en fresco como transformada. El potencial para México es industrializar el fruto para ese nicho de mercado.

En México, los principales consumidores se ubican en zonas productoras y en las ciudades lo demandan personas de origen chino y estrato social con alto nivel de ingreso, ya que el precio del litchi es elevado.

El comercio internacional de esta fruta exótica es reciente, porque requirió de dos condiciones, por un lado, el excedente exportable y, por el otro, de métodos de conservación y transporte. Por ello por mucho tiempo se quedó sólo en las regiones productoras del sureste asiático.

Algunas investigaciones señalan que aunque muchos países de clima tropical y subtropical podrían producirlo y comercializarlo, son contados los que aprovechan su potencial, ya que uno de los principales obstáculos para el comercio es la característica de la fruta, pues es delicada y perecedera.

Las políticas para consolidar una mejor producción y comercialización del litchi, según Rita Schwentesius, factibles de implementar son: 1) debe existir mayor coordinación en la exportación a Europa, con la conformación una canasta de productos exóticos; 2) el mercado nacional debe tener más información para el consumidor y un mayor conocimiento sobre el manejo poscosecha para los exportadores.

¿Qué debemos saber del litchi?

El litchi es de clima semitropical, con algo de frío en invierno, necesita mucha humedad ambiental. Requiere protección al viento y calor, pero no florece en la sombra. La cosecha se realiza en el mes de julio.

Su árbol es atractivo por su aspecto, alcanza un tamaño de hasta 12 metros, con un denso ramaje que comienza desde cerca del suelo.

La fruta se da en racimos de tres a 20 unidades; es más o menos redondeada u oval, de dos a tres centímetros de longitud. Tiene un pericarpio caracterizado por pequeñas y cónicas protuberancias, que se torna rojo con la madurez y un arillo traslúcido, de sabor subácido, que envuelve la única semilla, lisa, de color castaño brillante.

Polinizacón: por insectos, tiene flores machos y hembras.

Suelo: no crece en tierra salada ni en siempre mojada; pH favorable de 6-7.

Multiplicación: de semillas salen variedades desfavorables; lo ideal es producir mediante injerto.

Marcos de plantación:

Para un huerto permanente los árboles se espacian 12 metros. Para una productividad máxima, la exposición al sol debe ser completa por todos los lados del árbol. Durante los primeros años el marco de plantación más habitual es de 12 por 6 m, con una densidad de 134 árboles/ha, pero a partir del decimoquinto año, la plantación se distribuye a un marco de 12 por l2 m.
Floración: enero-marzo.
Enemigos: la mosca de la fruta, ácaros, orugas, pájaros y murciélagos.
Enfermedades: podredumbres radiculares, podredumbres poscosecha.
Usos: en fresco, seco, enlatado y elaboración de postres.

El litchi (Litchi chinensis sonn.) es una fruta exótica de sabor agridulce, de color rojo y árbol atractivo. Tiene sus orígenes desde épocas milenarias en las provincias bajas de Kwangtung y Fukien en China del sur. Su sabor y su aspecto conquistaron el paladar de los más exigentes gobernantes chinos y a poblaciones asiáticas enteras.

Es un árbol subtropical, su fruto es del tamaño de una fresa cuya cáscara es firme y de un color rojo intenso. La carne al interior es de color blanco perla de aspecto gelatinoso y con un sabor que oscila entre lo dulce y lo agrio.

Pertenece a la familia de Sapindacede que comprende 140 géneros y 1,500 especies. A esta familia pertenecen tres especies de interés comercial: Longan (Dimo-carpus longan ssp. Longan), Ram-bután (Nephelium lappaceum L.) y Pulusan (Nephelium matabile Blume).

La misma familia incluye al mamoncillo de origen mesoamericano (Melicocca bijuga L.), con cierta importancia en algunas entidades del país.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO