Tendencias

INECC y UE intercambian experiencias hacia economía circular

Este concepto reconoce la importancia de trabajar eficazmente a todas las escalas, para las organizaciones y los individuos en los ámbitos mundial y local

Teorema Ambiental/Redacción
Para garantizar una oferta suficiente y sustentable de comida, agua y otros recursos vitales, se requiere transitar de esquemas productivos lineales, hacia modelos de desarrollo circulares que permitan cadenas productivas y de consumo basadas en la optimización del aprovechamiento, por esta razón, este martes 3 de septiembre se llevó a cabo el Seminario Experiencias de Economía Circular en el Sector Empresarial Europeo.

El seminario organizado por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), buscó compartir conocimientos y experiencias estratégicas en el sector empresarial con la Unión Europea para así, promover la adopción y transición a nuevas formas de producción que conduzcan a una economía circular, así como las oportunidades de negocio para el sector privado en México.

Entre los principales resultados, destacaron:

  • Transitar a una economía circular debe ser un esfuerzo de todos los sectores (gobierno, empresas y población).
  • El vínculo entre cambio climático y la economía circular es claro, ya que abona tanto a la adaptación (prevención de riesgos) como a la mitigación (reducción gases de efecto invernadero por eficiencia energética y de materiales).
  • La economía circular ofrece información y herramientas para lograr las metas del Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • Es así que los enfoques de economía circular y simbiosis industrial pueden apoyar a desarrollar nuevas oportunidades de negocio. Por tanto es fundamental la búsqueda y fomento de sinergias y cooperación entre diferentes industrias (además en una gran oportunidad de nuevos negocios).

Una economía lineal funciona bajo la premisa de “extraer-usar-disponer” los recursos. Por su parte, en una economía circular, los fabricantes buscan diseñar productos a fin de que se reutilicen tanto como sea posible. Este enfoque plantea un cambio de paradigma al transitar de un sentido de propiedad sobre los recursos y productos, a rentar o pagar por el uso.

También reconoce la importancia de que la economía tenga que trabajar eficazmente a todas las escalas, tanto para las grandes y pequeñas empresas como para las organizaciones y los individuos en los ámbitos mundial y local.

La transición a una economía circular representa un cambio sistémico que construye resiliencia a largo plazo, genera oportunidades empresariales y económicas, y proporciona beneficios ambientales y sociales. Abre oportunidades para un mejor uso de los recursos naturales, negocios rentables, y podría ayudar a cerrar brechas en diversas áreas como el desperdicio de alimentos, o la producción y gestión de residuos.

Este enfoque propone un cambio en la forma en que los bienes y servicios son diseñados, desarrollados, producidos, utilizados y eliminados, además de que la sociedad se relaciona de una manera más responsable con los mismos.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO