Residuos

Protestas en Alemania ante llegada de desechos nucleares

Algunos manifestantes trataron de bloquear las vías del ferrocarril que conducía los desechos

GORLEBEN, ALEMANIA.— Decenas de miles de personas protestaron el sábado contra el traslado de residuos nucleares hacia un sitio de almacenamiento en el norte de Alemania, en una manifestación provocada por una decisión del gobierno que busca ampliar el uso de la energía atómica en el país.

Los manifestantes tomaron los campos ubicados a las afueras de la ciudad de Dannenberg, agitando numerosas banderas amarillas y rojas con el lema “Energía Nuclear-No, Gracias”.

La policía calculó que la multitud que se congregó era de unas 25 mil personas, aunque los activistas dijeron que la cifra fue de más de 50 mil.

Los desechos entraron a Alemania el sábado en un viaje desde una planta de reprocesamiento en el noroeste de Francia. En Dannenberg los desechos serán descargados del tren a camiones en lo que será la última etapa de su viaje a las instalaciones de almacenamiento en la cercana Gorleben.

La policía descubrió túneles excavados por los manifestantes por debajo de las carreteras en por lo menos dos lugares, lo que parecieron ser intentos de hacerlas infranqueables.

Los activistas sostienen que ni los contenedores de residuos ni el sitio de Gorleben, una instalación de almacenamiento temporal, son seguros. Los residuos se almacenan en un depósito cerca de una mina de sal en desuso que se ha destinado como un posible lugar de almacenamiento permanente.

“Lo que tenemos que decirle a (la canciller) Angela Merkel es que esto es una planta de Chernobyl sobre ruedas”, afirmó el director ejecutivo de Greenpeace, Kumi Naidoo, ante los manifestantes.

“La resistencia popular en Gorleben envía un mensaje valioso para el gobierno de este y de otros países: No se someterán a un gobierno que actúa en defensa del interés de la industria nuclear y en contra de los intereses de sus propios ciudadanos”, agregó Naidoo.

El director de Greenpeace agregó que dos activistas de Greenpeace se encadenaron a las vías del tren cerca de un cruce en la frontera franco-alemana, una táctica favorita de los manifestantes que trataban de bloquear la envíos y que les generaron grandes aplausos de la multitud.

El tren cruzó la frontera por otro camino y llegó a la ciudad alemana de Kehl el sábado por la tarde. Aún debe hacer un viaje de varios cientos de kilómetros para llegar a Dannenberg, y la policía informó que varios centenares de personas fueron desalojados de las vías más al norte.

La protesta en Dannenberg fue pacífica, aunque la policía dijo que utilizó bastones y gas pimienta contra un grupo de 150 personas que intentaban cavar otro agujero debajo de una carretera cercana, y les lanzaron fuegos artificiales y piedras a los policías. No hubo información inmediata sobre las detenciones.

Más tarde, alrededor de 100 policías antidisturbios se abrieron paso entre la multitud mientras la protesta se disolvía.

Los policías fueron recibidos por una lluvia de patatas que fueron sacadas de los campos por los manifestantes antes de retirarse.

Fuente: Noticias Terra

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO