Residuos

Colectan 7 toneladas de basura en última jornada de limpieza en Tarango

Es un Área de Valor Ambiental de 188 hectáreas, el último pulmón de la zona poniente de la ciudad, que lleva muchos años en lucha de que quieren hacer edificios

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 3 de diciembre de 2019.— La Dirección General del Sistema de Áreas Naturales Protegidas y Áreas de Valor Ambiental (Dgsanpava) de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, realizaron este sábado la última jornada de limpieza del año en el bosque y barranca de Tarango, de la alcaldía Álvaro Obregón, para recolectar siete toneladas de residuos.

Durante la jornada, la doctora Marina Robles García, titular de la Sedema, aseguró que: “no basta con que una autoridad defina cierto tipo de cosas si una sociedad no está convencida de que es hacia allá donde tenemos que ir y este tipo de eventos que hemos estado haciendo a lo largo del año con muchos grupos, con muchos vecinos y vecinas, es una muestra de que esta ciudad está dispuesta a cambiar, es muy estimulante tener ese acompañamiento, esta disposición, este interés por hacer cosas juntos”.

Además, participaron voluntarios de empresas como Nestlé, Dell, Cíclica y asociaciones civiles como Ecoce, Estudio Abierto, Ectagono, Colibri, Ríos Tarango y Ajuves, así como personal de la Secretaría de Obras, la alcaldía Álvaro Obregón y la Dirección General de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental.

Desde marzo de este año, la dependencia capitalina coordinó diferentes jornadas de limpieza, como parte del Plan de Acción Sectorial para el manejo del Área de Valor Ambiental con categoría de barranca, el cual contempla tres etapas y una duración de tres años de rehabilitación ambiental: un año de arquitectura del paisaje y mejoramiento de suelo y dos años de reforestación.

Por su parte, los vecinos y voluntarios que acudieron a esta jornada llamaron a la sociedad a seguir su labor en favor del planeta.

“Lo que vamos a ver ahorita en Tarango es un Área de Valor Ambiental de 188 hectáreas, el último pulmón que nos queda en la zona poniente de la ciudad que lleva muchos años en lucha de que quieren hacer edificios y ahorita que van a la zona extrema van a ver dónde termina nuestra basura y ese es el objetivo, cada que compres algo pienses dos veces en dónde va a terminar ese desechable, ese unicel, porque la solución está entre nosotros”, comentó Víctor Manuel Figueroa, de la organización Cíclica.

En su oportunidad, Eduardo Valencia, de Ríos Tarango, señaló que la contaminación con residuos sólidos urbanos en sus laderas impacta no solo en el ecosistema y en los servicios que presta sino que tiene efectos en el día a día de las personas que habitan en la comarca de Tarango.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO