Residuos

PetStar, ejemplo de reciclaje eficiente con capital 100 % mexicano

Se trata de la fábrica de PET de grado alimenticio más grande del mundo, que acopia 80 mil toneladas de plástico al año, de las cuales aprovecha 65 mil toneladas

José Luis Martínez, corresponsal

Toluca, Estado de México, 2 de diciembre de 2019.— Como parte de la creciente demanda social por retirar la mayor cantidad posible de plástico del planeta, como una de las soluciones más contundentes al problema de contaminación por residuos en el país, la Asociación Nacional de Industrias de Plástico (ANIPAC) y la empresa más importante de reciclaje de PET en el país, PetStar, organizaron una visita de medios a la planta de esta última, ubicada en el municipio de Toluca, Estado de México.

El objetivo fue mostrar a la sociedad la importancia que tiene el uso racional del plástico, como un elemento crucial para el desarrollo de la humanidad en los últimos 160 años (el plástico fue inventado en 1860), además de hacer esta transición a la economía circular, como una alternativa eminentemente sustentable para aprovechar al máximo los recursos con que disponemos, pues en la actualidad vivimos en una cultura de usar y tirar, que ha consumido de manera acelerada estos recursos, al tiempo de llenar el planeta de residuos, que ya no tenemos dónde ponerlos.

PetStar es la fábrica de PET de grado alimenticio más grande del mundo, que acopia 80 mil toneladas de plástico al año, de las cuales aprovecha 65 mil toneladas para convertirlas en 50 mil toneladas de resina reciclada de PET grado alimenticio, que cumple en su totalidad con las especificaciones de Coca-Cola para producir sus botellas de diferentes bebidas.

Actualmente, el 30 por ciento de cada envase comercializado en México de estos productos es reciclado, aunque la meta para 2030 es aumentar este porcentaje al 50 por ciento. Mientras que las botellas de agua Ciel, sí están fabricadas en su totalidad con plástico reciclado.

Pero además, su existencia cumple con otros importantes servicios ambientales en cuanto a la elaboración de objetos que se convertirán en residuos y la generación de gases de efecto invernadero (GEI) consecuencia de esta fabricación: son capaces de acopiar hasta el 70 por ciento de los envases de PET que son vendidos por sus siete empresas embotelladoras accionistas, entre ellas Arca Continental, Coca-Cola México y Corporación del Fuerte.

En cuanto al tema de emisiones contaminantes, el aporte de PetStar a la industria del plástico evita el 87 por ciento de emisiones de GEI que sí se emiten por la fabricación de resina virgen para fabricar PET y la planta consume solo un 25 por ciento de lo que requiere una fábrica de PET para operar.

Además, este proceso de fabricación y comercialización de envases se realiza totalmente en nuestro país, por lo que el dinero que se genera en todo este ciclo, permanece en el país. De hecho, la fábrica de reciclaje es abastecida por ocho plantas de acopio ubicadas en puntos estratégicos del país, así como una planta de valorización de subproductos, que da manejo a plásticos de otros tipos que no pueden ser utilizados en este proceso o bien, de PET que no cumple con algún requerimiento de calidad para poder ser reciclado.

La planta cuenta con procesos de monitoreo continuo para garantizar que la materia prima que se produce, cuenta nuevamente con todas las condiciones necesarias para poder ser reciclada y lograr el grado alimenticio e incluso una “Botelloteca”, que se encarga de analizar las características de la totalidad de envases de PET que hay en el mercado mexicano, para mantener la calidad de los envases que son reciclados.

Otra de las aportaciones sociales de esta planta es la instalación de un museo en el cual se muestra la utilidad del reciclado de plástico en general y del PET en particular, incluyendo las reducciones en consumo energético que genera el reciclado en lugar de la fabricación de materia prima virgen. También incluye una sección con otras utilidades para el uso de plástico reciclado, como fabricación de ropa, calzado, mobiliario urbano como bancas o coladeras, y otros artículos de uso cotidiano para la sociedad.

“Pero eso no es todo”, señaló Mónica Salinas, gerente de Comunicación de PetStar durante el recorrido. “Para 2020 buscamos ser una empresa ‘Cero Residuos’ y que borre completamente su huella de carbono. También queremos que no haya fugas de plástico al entorno en todo nuestro proceso y hacemos uso eficiente del papel.”

Y agrega: “para 2030 buscaremos tener empaques 100 por ciento reciclables y recuperar para el reciclaje hasta el 100 por ciento del volumen de envases que venden con nuestros productos, así como aumentar al 50 por ciento el volumen de PET reciclado que tiene cada envase y reducir el peso de cada uno de ellos, algo que reduce la cantidad de emisiones de gases contaminantes por los vehículos que los transportan”.

Finalmente, PetStar apoya a dignificar la labor de 24 mil pepenadores y recolectores ubicados en mil 200 puntos, con un ingreso justo y constante, donde destaca un proyecto de desarrollo social instalado en el municipio de Chimalhuacán, Estado de México, donde se ofrece de manera gratuita educación, alimentación, atención médica y desarrollo de competencias para 250 niños, hijos de pepenadores de la región.

Pero además, cuenta con diferentes programas de desarrollo comunitario enfocados a la conservación del medio ambiente y la educación ambiental.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO