Residuos

Buscan alternativas para eliminar microplásticos en el agua potable

Pequeñas piezas de plástico se descomponen aún más durante los procesos de tratamiento, lo que reduce el rendimiento de las plantas y afecta la calidad del agua

Teorema Ambiental/Redacción

Una fracción importante de plásticos de desecho se descompone en pequeñas partículas. Esta situación causa consecuencias potencialmente catastróficas para la salud humana y nuestros sistemas acuáticos, según investigaciones de la Universidad de Surrey y el Instituto de Materiales Fronterizos de Deakin, Reino Unido.

El estudio fue dirigido por Judy Lee y Marie Enfrin del Departamento de Ingeniería Química y de Procesos en la Universidad de Surrey y el Dr. Ludovic Dumée en el Instituto de Materiales Fronterizos de Deakin y se enfocó en identificar nano y microplásticos en procesos de tratamiento de aguas potables y aguas residuales.

El equipo descubrió que pequeñas piezas de plástico se descomponen aún más durante los procesos de tratamiento, lo que reduce el rendimiento de las plantas y afecta la calidad del agua. El estudio fue publicado en Journal of Water Research.

Este estudio surge como complemento a las investigaciones previas que se habían hecho sobre la contaminación por microplásticos, pero su interacción con los procesos de tratamiento de aguas y aguas residuales no se había entendido completamente hasta ahora.

Cada año se producen aproximadamente 300 millones de toneladas de plástico en todo el mundo y hasta 13 millones de toneladas se liberan en ríos y océanos, lo que contribuye a aproximadamente 250 millones de toneladas de plástico para 2025. Dado que los materiales plásticos generalmente no son degradables, la acumulación de contaminación plástica en el medio ambiente acuático crea una gran preocupación.

La investigación destaca la dificultad actual para detectar la presencia de nano y microplásticos en los sistemas de tratamiento. Para garantizar que la calidad del agua cumpla con los estándares de seguridad requeridos y para reducir las amenazas al medio ambiente y se necesitan nuevas estrategias de detección con el objetivo de limitar el número de nano y microplásticos en los sistemas de tratamiento de aguas.

Sobre su proyecto, Judy Lee, jefe de Proyecto y profesor titular de la Universidad de Surrey, dijo: “La presencia de nano y microplásticos en el agua se ha convertido en un gran desafío ambiental. Debido a su pequeño tamaño, los organismos vivos y los viajes pueden ingerir fácilmente nano y microplásticos.

“A lo largo de los procesos de tratamiento de agua y aguas residuales. En grandes cantidades afectan el rendimiento de los procesos de tratamiento de agua al obstruir las unidades de filtración y aumentar el desgaste de los materiales utilizados en el diseño de las unidades de tratamiento de agua.”

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO