Residuos

Diputados de Hidalgo buscan prohibir aprovechamiento de residuos

Un grupo de ambientalistas encabezado por nuestro colaborador Carlos Álvarez y Luis Manuel Guerra señalaron que esta ley sería anticonstitucional y provocaría importantes pérdidas a la economía de la entidad

José Luis Martínez

Los diputados locales de Hidalgo, Víctor Osmind Guerrero Trejo de Morena y Areli Rubí Miranda Ayala del PRD, pretenden promover una prohibición para que se incineren los residuos sólidos y se aproveche su potencial calorífico al modificar la Ley para la Protección al Ambiente del Estado de Hidalgo.

Por ello, nuestro colaborador, Carlos Álvarez Flores, presidente de México Comunicación y Ambiente, AC, quien encabezó a un grupo de expertos, presentó los argumentos por los cuales esta disposición impediría el desarrollo económico de la entidad y agravaría la situación de contaminación que provoca el manejo inadecuado de los residuos en esta entidad, una de las más atrasadas del ámbito nacional, donde solo se recicla el 2 por ciento del total que se genera.

Es una entidad con la mayoría de territorio árido, con una topografía complicada y pocos terrenos de cultivo, que además son contaminados por tener una alta cantidad de tiraderos a cielo abierto que no son manejados correctamente, señalaron los expertos en conferencia de prensa.

Álvarez Flores indicó que la iniciativa pretende modificar los siguientes apartados: Artículo 162.- Se prohíbe la incineración de residuos sólidos urbanos y de manejo especial. Artículo 162 Bis.- Ningún tipo de residuos podrá ser considerado como materia prima con valor calorífico. Sin embargo, la medida contraviene las disposiciones de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos que promueve su valorización y el Programa Nacional para la Gestión Integral de los Residuos desde 2009, propone el principio de valorización y aprovechamiento.

Indicó que las últimas modificaciones a la legislación federal en esta materia tuvieron su más reciente modificación en 2018 y cumplen con los lineamientos internacionales, donde se ha concluido que el aprovechamiento de la energía térmica que tienen los residuos es el proceso más adecuado para su manejo, encima de los residuos sanitarios que solo tienen una garantía de no contaminar suelos y cuerpos de agua de diez años y que no son garantizables, por lo que dejan inutilizable el espacio donde fueron colocados y son fuente de enfermedades.

Carlos Álvarez mencionó que el aprovechamiento energético de todo tipo de residuos, no solamente los sólidos urbanos, sino de manejo especial y residuos peligrosos, está incluido en el coprocesamiento que autorizó la Semarnat desde 2001 a la industria cementera y las nuevas plantas termovalorizadoras, aprovechan este tipo de residuos no reciclables para generar energía eléctrica.

Por su parte, Luis Manuel Guerra, presidente del Instituto de Asistencia en Investigaciones Ecológicas, AC (Inaine), indicó que la termovalorización está ampliamente reconocida a nivel internacional como una tecnología superior a la disposición final en rellenos sanitarios, los cuales inutilizan áreas de terrenos de uso agrícola o forestal, pues en países como Francia y Suiza, ya no está permitido el uso de rellenos sanitarios porque toda la basura es quemada en condiciones seguras para generar energía y el residuo es enviado a otras industrias como la cementera.

En este sentido, señalaron que Hidalgo es un estado ideal para una cadena de aprovechamiento de este tipo, pues cuenta con cuatro de las plantas cementeras más modernas que hay en el país.

“Los diputados locales del estado de Hidalgo están comprometiendo la salud y el bienestar.”

En su intervención, Alfredo Alegría, presidente del Centro de Investigación sobre Biodigestión Anaerobia, Residuos Urbanos, Agua y Composta (CIBRUC), mencionó que es necesario reducir los residuos sólidos urbanos (RSU), primero en su separación en fuente para obtener una materia orgánica limpia y sin contaminantes para devolverla a los suelos de cultivo. Pero el aspecto más importante es revalorizar la parte inorgánica mediante su aprovechamiento en la producción de energía eléctrica y su utilización como combustibles derivados de residuos (CDR).

“Es inconcebible que en pleno 2019 existan autoridades que enfoquen sus esfuerzos en tratar de impedir el aprovechamiento energético de los residuos solo por la creencia personal que sea algo contaminante y malo para el medio ambiente”, enfatizó.

Iván Palomares Hoffmann, presidente del Colegio Nacional de Ingenieros Químicos y de Químicos, AC, indicó que desde 2002 se cuenta en nuestro país con la normatividad adecuada y autorizada para el control de las actividades de emisión, cuya NOM es responsabilidad de los tres niveles de gobierno en lo que se refiere a su aplicación y cumplimiento, garantizando la correcta operación de las actividades o procesos de incineración en beneficio de la población.

“La importancia que actualmente tiene la tecnología del coprocesamiento y del potencial de los combustibles derivados de residuos en países desarrollados, debe ser un marco de referencia confiable que debería ser tomado en cuenta en nuestro país como una de las soluciones más significativas del control y destrucción de los residuos sólidos urbanos, que hoy representan un reto importante para la mayoría de los municipios de nuestro país”, enfatizó el directivo.

Finalmente, el arquitecto Abel Duarte Ortega, empresario especialista en valorización integral y reciclaje de los RSU, precisó que las plantas integrales de reciclaje para la valorización de residuos crean la base de una economía circular, con cadenas productivas que integran a trabajadores marginales a empleos formales y con retorno del capital social invertido.

Los residuos tienen el potencial de ser valorizados energéticamente como CDR, sustituyendo a los combustibles fósiles, como el coque de petróleo altamente contaminante, y estabiliza precios de producción en beneficio de la economía nacional, por no depender de los precios variables internacionales de los hidrocarburos.

Las empresas cementeras más importantes de México, ubicadas en el estado de Hidalgo, realizan la sustitución mediante el coprocesamiento de combustible alterno, lo que ha incrementado la valorización de los residuos y disminuido la disposición de estos en rellenos sanitarios.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO