Energía

La energética una crisis que llegó para quedarse

El uso irracional de energía por parte de muchas empresas se debe principalmente a la sobredimensión de sus instalaciones, al uso de equipos viejos o de medio uso en un intento por ahorrar recursos financieros o porque los sistemas operativos son mal aplicados o por fallas en su estructura.

Por lo general, los hogares no cuentan con sistemas aislantes y han sido diseñados sin tomar en cuenta el clima, además se trata de construcciones con muchas deficiencias y mal orientadas. Asimismo, los moradores no usan en forma adecuada el aire acondicionado o se adquieren equipos viejos, como es el caso de la región norte donde se compran en los almacenes de segunda mano de Estados Unidos porque resulta más económico.

Frente a esta problemática, es necesario hacer conciencia acerca de la necesidad de mejorar los controles sobre los crecientes costos de la energía y del agua, junto con la seguridad de su suministro, ya que son factores determinantes para asegurar mejores utilidades y competitividad de las empresas.

Por su parte, el control de la contaminación que el uso de la energía origina es ya una obligación ineludible, al igual que lograr un óptimo aprovechamiento de los recursos de una forma y medida que resulte técnica y económicamente factible en México. Por desgracia, todavía muchas empresas no saben a ciencia cierta cuánto pueden ahorrar por equipos o por áreas, o qué sistemas adquirir o cuáles se adaptan mejor a sus necesidades.

En este sentido, el nacimiento de empresas como Consultores en Energía (Coenergía), constituida apenas en 1999, proporciona a todos los usuarios de energía y agua una integración de servicios que antes prácticamente no existía en México. Según Manuel de Diego Olmedo y Manuel de Diego Muñoz, la empresa a su cargo ofrece desde análisis de los consumos hasta la estructuración de las medidas resultantes de los estudios y diagnósticos realizados.

Coenergía, al estar asociado con sus clientes, tiene como objetivo común la reducción de costos y consumos de combustibles, electricidad y agua; asegurar un suministro en las mejores condiciones posibles de costo y calidad; controlar la emisión de contaminantes dentro de los límites estipulados por las autoridades; aprovechar a su máxima rentabilidad los equipos e instalaciones existentes: favorecer el rendimiento de las inversiones proyectadas o requeridas, y establecer un control efectivo para todos los puntos anteriores.

¿Ahorros que no se ven?

El viejo adagio de «ojos que no ven, corazón que no siente» no aplica en la problemática ambiental y en la de ahorro de energía. Para los directivos de Coenergía, es importante hacer conciencia entre el sector empresarial, para que entienda que los consumos de energía y agua representarán una fuerte repercusión sobre sus costos a largo plazo. Lo crítico a corto plazo es resolver posibles restricciones en su abastecimiento y en controlar sus niveles de contaminación.

A pesar de haber sido constituida recientemente, Coenergía cuenta con los conocimientos y la experiencia de sus asociados y colaboradores acumulados durante más de diez años de práctica profesional.

Gracias a los servicios ofrecidos por esta empresa, se han reportado muchos casos donde los clientes obtienen beneficios económicos. Por ejemplo, con inversiones mínimas o incluso nulas, han logrado cubrir el monto de los estudios incluso antes de su terminación. También se han identificado casos en los que las inversiones tienen un periodo de recuperación inferior a tres años y que representan ahorros desde 15 hasta 40 por ciento.

De igual manera, hay otros ejemplos donde la operación de las instalaciones era ya satisfactoria y dada la calidad de las mismas y la capacidad profesional de quienes las operaban, lograron ahorros importantes en periodos de tiempo muy cortos.

El éxito de la empresa consultora, según sus directivos, se debe a que se resuelven los problemas desde un enfoque integral y se consideran las condiciones imperantes en el país, las cuales determinan las modalidades de las tecnologías y el monto de los recursos que deben emplearse. Gracias a sus relaciones con proveedores idóneos de México y del extranjero, coenergía está también en condiciones de suministrar una amplia gama de sercios técnicos, así como de proporcionar ofertas de prácticamente cualquier equipo o producto

Así, puede asesorar al cliente en el desarrollo de proyectos tipo «llave en mano» y colaborar también en la gestión de incentivos y créditos, e incluso puede pactar con éstos las modalidades de financiamiento por terceros con base en ahorros compartidos, lo cual da una máxima garantía de resultados contra una mínima inversión.

Servicios imprescindibles

De la misma manera como hace algunos años se pensaba que no era necesario contratar los servicios de las compañías de limpieza, hoy en día las firmas que ofrecen mejorar la eficiencia energética se han vuelto más solicitadas. En este sentido, Coenergía se considera pionera en este ramo y la búsqueda de clientes ha rendido frutos.

Lo primero que fue muy solicitado consistió en detectar errores de cobro por parte de las autoridades, tanto en combustible como en electricidad. Según De Diego, se encontraron hasta más de 30 tarifas diferentes, las cuales variaban según el periodo del año u hora del día, y se trata de empresas que tienen que pagar facturas que van desde cinco mil pesos hasta 20 o 30 millones de pesos en energía.

«Nuestros servicios de asesoría se enfocaron posteriormente a problemas de gestión ambiental y seguridad. Encontramos equipos en mal estado y usados de manera errónea; por ejemplo, mala carburación, instalaciones que no tienen aislamientos o tuberías de vapor con fugas», señala De Diego.

Otro de los problemas o deficiencias que la empresa consultora en energía ha encontrado es la falta de coordinación por parte de las autoridades gubernamentales. Por ejemplo, en las inspecciones se disocia la revisión de los sistemas de presión de vapor seco del trabajo diario. Es decir, el inspector queda conforme con condiciones seguras, pero no eficientes. También, pocas veces se preocupan por los niveles de iluminación y este rubro siempre corre a cargo de la empresa.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), por ejemplo, se preocupa por el medio ambiente al revisar la combustión de las calderas y exige una carburación adecuada, pero en muchas ocasiones se olvida de detectar la existencia de fugas en el sistema de tuberías. En opinión de De Diego, este tipo de deficiencias no puede ser imputable sólo al inspector, ya que debe ser una responsabilidad conjunta, compartida.

Coenergía concentra sus esfuerzos en hacer conciencia en tres aspectos: en seguridad, en cuidado ambiental y en un eficiente uso de la energía. «Nuestra colaboración –señala De Diego– es de especial utilidad, al evaluar íntegramente las principales alternativas aplicables, complementando las acciones y trabajos que en cada empresa se realiza con objeto de fundamentar la toma de decisiones y respecto a procurar el máximo rendimiento posible de las instalaciones e inversiones.»

Los principales proyectos que ha desarrollado Coenergía son la elaboración de diagnósticos energéticos e instalación de sistemas de control de cargas; ingeniería básica para diseño, especificación de equipo y presupuestos de construcción; operación para plantas de cogeneración, rehabilitación de alumbrado y luminarias, así como asesoría en proyectos para independizar servicios y contratación con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La firma consultora también ha ofrecido cursos sobre reducción de costos de energía en empresas forestales, en hoteles, elaborado estudios de flujo de corrientes reactivas y armónicas además de propuestas para su control. Ha instalado subestaciones y tableros de distribución, ha impartido asesoría en la puesta en marcha de instalaciones eléctricas de rotativas y capacitación sobre medidas de ahorro entre el personal.

Coenergía asesora a las empresas en la adquisición de equipos, accesorios y materiales para medición, registro, verificación y control; en procesos térmicos (calderas y quemadores); en el autoabastecimiento de electricidad o fuerza motriz; en el incremento de la eficiencia energética y en el tratamiento de agua y efluentes.

Por último, los servicios técnicos ofrecidos abarcan análisis y estudios para la reducción de consumos y costos de la energía y del agua; diseño y rehabilitación de instalaciones, procesos y construcciones; gestiones y trámites (contratación para suministro de combustible y electricidad) y programas de racionalización energética y de protección ambiental.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO