Desarrollo Urbano

Colocarán escaleras eléctricas de 32 metros en colonias de Álvaro Obregón

Esta obra beneficiará a cerca de 30 mil personas que viven en estos barrios ubicados en barrancas y laderas en el poniente de la ciudad

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 24 de julio de 2020.— En el Colectivo 18, como se conocen las colonias de más alta vulnerabilidad en la alcaldía Álvaro Obregón, este jueves inició la construcción de escaleras eléctricas de hasta 32 metros de altura para mejorar la movilidad de estas personas. La obra es equivalente a un edificio de 22 pisos, y una longitud de 260 metros.

Esta obra beneficiará a cerca de 30 mil personas que viven en estos barrios ubicados en barrancas y laderas en el poniente de la ciudad y les ofrecerá espacios públicos, infraestructura social y seguridad pública, entre otros beneficios.

Los trabajos dieron inicio sobre la calle Pedrera, resguardada por 450 elementos de la policía capitalina y tendrán un costo de 82 millones de pesos, a cargo de la empresa Constructora LMI. Las calles de la zona son estrechas y con pendientes pronunciadas. El proyecto tiene una longitud de 260 metros, dividido en tres tramos que equivalen a tres segmentos de escaleras y descansos; tendrán un solo sentido pero cambiarán por horarios.

Actualmente, las personas deben hacer varias pausas para subir con su propio esfuerzo para poder llegar a lo alto.

En el arranque de los trabajos, además de los policías, se colocaron tapiales para definir los espacios que serán adecuados por escaleras eléctricas y el funicular o elevador inclinado.

El Colectivo 18 es similar a las favelas brasileñas o comunas en Medellín, Colombia, de donde originalmente proviene este programa que la alcaldía Álvaro Obregón acopló para la demarcación.

Hasta ahora este proyecto es único en la Ciudad de México, según indicó el director de Obras y Desarrollo Urbano capitalino, Joel Salmerón de la Cueva, pues durante las visitas de planificación de obra, cientos de vecinos salieron de sus casas para rodear a los funcionarios y arquitectos a preguntar qué pasaría en esa zona.

“La gente está recelosa, no creen que las acciones gubernamentales sean verdaderas. Los vecinos deben entender que no venimos a hacer un mal, sino a procurar. Antes aquí hubiéramos estado rodeados de la comunidad, aquí no hay campanas, hay chiflidos y sale toda la colonia, pero ellos ya se dieron cuenta de que venimos a chambear”, comentó.

Sobre la calle Columbus, a 350 metros también se inició la construcción de las escaleras eléctricas, también comenzó la obra del funicular o elevador inclinado, una especie de vagón en el que podrán ingresar diez personas y tendrá tres estaciones: Mixcoac, Columbus y Cantera, en un trayecto de 168 metros que facilitará la movilidad en la zona, especialmente para las personas que usan sillas de ruedas.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO