Contaminación

Fugas por huachicol ya contaminaron laguna en Hidalgo

Toda la población está acostumbrada a tomar agua directamente de la llave porque creen que es pura de los manantiales de la laguna. En ella también pescaban, se bañaban, cocinaban y nadaban

Teorema Ambiental/Redacción

Cuautepec, Hidalgo, 15 de julio de 2020.— Las fugas provocadas por la apertura ilegal de ductos de combustible en Hidalgo se han convertido en una fuente importante de contaminación en las aguas de la laguna de Hueyapan que abastece de agua a al menos diez mil habitantes en tres poblaciones cercanas: Santa María Nativitas, San Juan Hueyapan y Guadalupe Victoria.

Vecinos de estas comunidades informan que la población sigue usando esa agua para beber, cocinar, bañarse y nadar, a pesar de que emite un fuerte olor a combustible, que a veces se hace insoportable. Además, el agua que les abastece el órgano municipal tiene color marrón y cuando se acumula en un recipiente se asienta una capa de residuos que con el paso de los días desprende un olor igual de intenso.

Toda la población de la región está acostumbrada a tomar agua directamente de la llave porque creen que es pura de los manantiales de la laguna. En ella también pescaban, se bañaban, cocinaban y se metían a nadar hasta hace poco tiempo.

Sin embargo, desde hace dos años las comunidades denunciaron que el agua estaba contaminada por las fugas de combustible en los más de 50 kilómetros de ductos vandalizados que atraviesan sus comunidades.

Sin embargo, la denuncia de casi diez mil personas afectadas no fue atendida por las autoridades y desde noviembre de 2018 dejaron de usar el agua de la laguna en sus casas para desintoxicarse.

Mientras tanto, continuaron presionando al gobierno estatal y este les ofreció instalar otro servicio de suministro de agua desde uno de los manantiales que parecieran no estar contaminados, pero no pudieron echarlo a andar porque el municipio tiene un adeudo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En la comunidad de Guadalupe Victoria se construyó un sistema alterno de abastecimiento desde otra zona aledaña pero no se pudo habilitar de manera masiva porque los estudios a la calidad del agua demostraron que el líquido también estaba contaminado.

“El agua salía anteriormente todavía mucho más café que la que vimos en este momento, consideraríamos en este momento que ya está limpia a como inicialmente estaba llegando, además con basura y con un tipo lodo que se almacena abajo y que pinta la tasa del baño y las cajas de la taza, los tinacos, absolutamente todo, queda como café, además viene caliente, bastante tibia tirando a caliente”, señalan.

“La información que nos da el municipio es que supuestamente el agua es apta para uso doméstico y yo no sé en dónde empezaría el uso doméstico porque a final de cuentas te lavas los dientes, te bañas con esta agua y mucha gente sigue haciendo los alimentos con esta agua porque no tiene la capacidad adquisitiva para comprar el agua para uso diario”, agregan.

Estas comunidades ganaron un amparo en febrero de este año para obligar a las autoridades de los tres niveles de gobierno para solucionar el problema y garantizar el suministro de agua “en calidad y cantidad” a las tres comunidades afectadas, pero la contingencia sanitaria por el COVID-19 dejó el tema en pausa.

Leonardo Flores, representante legal de las comunidades, señaló que ha sido imposible pedir a un juez que reactive el cumplimiento de la sentencia y deberán esperar hasta que la operación vuelva a la normalidad.

Mientras tanto, las otras dos comunidades se abastecen con pipas que cargan el agua desde uno de los manantiales de la laguna, pero los vecinos señalan que a esa agua no se le han realizado estudios pero sospechan que también está contaminada.

Sin embargo, algunos habitantes que no creen en infecciones ni virus y siguen pescando, nadando y consumiendo el agua directamente de la laguna, porque así nacieron y porque argumentan que “los riñones hasta ahorita me siguen funcionando”.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO