Ciencia y tecnología

Ventajas de controlar el ambiente

El especialista apunta que el concepto de ambiente protegido se refiere a introducir cultivos de campo abierto hacia cierto tipo de estructura para controlar variables, conseguir mejor calidad y producir en épocas durante las que no es posible hacerlo a cielo abierto.

Considera que el punto clave para la instalación de una estructura de este tipo es elegir la tecnología adecuada, ya que cada región tiene sus particularidades. En Europa, por ejemplo, por las bajas temperaturas se requieren invernaderos con calefacción y, ante la baja luz, deben ser de vidrio. En México, dichos factores no son problema, por lo que se necesita otro tipo de estructuras.

Niv Dardik recomienda a los productores que antes de instalar una estructura de ambiente controlado deben tomar en cuenta lo siguiente:

1) Conocer las condiciones donde estará ubicado el proyecto. Revisar estadísticas disponibles de condiciones climáticas en su región, temperaturas mínimas y máximas, humedad relativa, precipitaciones pluviales, así como analizar datos históricos de 10 a 15 años. A partir de esta información se hace una propuesta técnica y se decide si el invernadero debe estar cubierto o cerrado, o bien, tener una ventana o un equipo de calefacción. En lugares donde no se requiere un invernadero, porque el clima es adecuado y el problema son los insectos, se pueden colocar estructuras cubiertas con mallas antiinsectos, con excelente ventilación, pero sin polietileno. Ahí, con una inversión baja se logran buenos resultados.

2) Conocer el mercado, ya que a veces se decide instalar el proyecto de invernadero, pero una vez puesto en marcha surge la pregunta de dónde vender, si se quiere promover mercado nacional o exportación, en qué fechas producir y qué calidad se requiere.

Acompañamiento financiero y técnico

Netafim ofrece una opción de financiar 85 por ciento del proyecto, donde el agricultor paga un anticipo del 15 por ciento. Las tasas de interés son atractivas y se ubican en promedio 7 por ciento al año.
Uno de los requisitos básicos son los estados financieros de la empresa en los últimos tres años, con lo cual define el monto que se va a prestar y los plazos.

Niv Dardik señala que la mayoría de proyectos grandes, que son de más de una hectárea, requieren un esquema de financiamiento. Los proyectos pequeños, de menos de una hectárea, se cubren con pagos de contado o crédito a corto plazo, alrededor de 120 días.

En directivo destaca que Netafim México, con 30 años de experiencia en nuestro país, busca dar la respuesta adecuada y asegurar que la tecnología es la correcta. “Tratamos de ofrecer un paquete completo, que incluya todos los componentes como la estructura, riego, asesoría agronómica y no dejar al agricultor a su suerte, sino guiarlo. Hay que hacer ver al productor aspectos más allá del equipo, como la venta del producto, para asegurar que el proyecto sea exitoso.”

Para finalizar, el directivo de la empresa considera que «para obtener los mejores resultados Netafim recomienda considerar efectivamente los puntos de nuestra propuesta agrotécnica y financiera».

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO