Ciencia y tecnología

Proyecto Impulsa innova con tecnología mexicana

La península de Baja California es una de las regiones con mayor índice de desalación de agua marina en México; posee un gran potencial de energías verdes suficiente para reemplazar o complementar el uso de combustibles fósiles en sus plantas desaladoras.

Hace unos años, científicos del Instituto de Ingeniería (II) de la UNAM comenzaron el proyecto Impulsa; hoy un grupo de investigación a escala mundial en el estudio de las energías limpias para la desalación, creen que este esquema se adoptará en poco tiempo en las desaladoras existentes y en las nuevas.

Este megaproyecto planteó cómo la geotermia marina y las corrientes pueden ser aprovechadas de manera rentable para producir agua potable o satisfacer otras demandas de electricidad.

Gerardo Hiriart, coordinador del proyecto Impulsa, dijo que la desalación está creciendo en la zona y aumentará cada vez más por lo que la UNAM deberá formar los mejores expertos en el área.

Según el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, después de Quintana Roo, Baja California Sur es el segundo estado con mayor producción de agua desalada en el país.

Estimaciones de la Comisión Nacional del Agua señalan que para 2025 la disponibilidad del líquido en la zona será extremadamente baja por lo que se requiere diversificar las fuentes de explotación del recurso.

Los esquemas de uso de energías renovables serán rentables siempre que las desaladoras estén cerca del recurso, explica Hiriart, representante de México ante la Agencia Internacional de Energía en desalación con energías limpias.

Fuente: Reforma

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO