Ciencia y tecnología

Pandemia por COVID-19 también impactará la salud mental: OMS

Los casos de depresión y ansiedad están aumentando, pero los servicios médicos que los atienden están interrumpidos y no tienen a la mano de la población otras alternativas en el tema

Teorema Ambiental/Redacción

Ginebra, Suiza, 15 de mayo de 2020.— El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidió a los diferentes países del mundo incrementar urgentemente la inversión en servicios para la salud mental, pues ahora se espera un aumento en este tipo de enfermedades, como secuela de la pandemia de COVID-19.

“El impacto de la pandemia en la salud mental de las personas ya es preocupante. El aislamiento social, el miedo al contagio y la pérdida de miembros de la familia se ven agravados por la angustia de perder ingresos y, a menudo, el empleo”, señaló en un comunicado.

En dicho documento, la OMS se remitió a un informe de las Naciones Unidas denominado: “COVID-19 y la necesidad de acción sobre la salud mental”, donde destaca que los casos de depresión y ansiedad están aumentando, pero los servicios médicos que los atienden están interrumpidos y no tienen a la mano de la población otras alternativas en el tema.

Los grupos más vulnerables a sufrir angustia son: los trabajadores de la salud, sometidos a grandes cargas de trabajo; niños y adolescentes, porque el aislamiento provoca que sean testigos o víctimas de violencia intrafamiliar, así como las mujeres que trabajan desde casa, realizan labores domésticas e impulsan la educación.

La investigación también señaló una alarma en el consumo de alcohol como un área preocupante. “Las estadísticas de Canadá informan que el 20 por ciento de las personas entre 15 y 49 años han aumentado su consumo” durante la pandemia.

Por otro lado, la OMS también destacó resultados obtenidos en algunas naciones. Por ejemplo, un estudio en Etiopía realizado en abril, informó sobre un aumento de tres veces en la prevalencia de síntomas de depresión en comparación con las estimaciones previas a la pandemia.

Mientras que en China, los trabajadores de la salud reportaron altos índices de depresión, ansiedad e insomnio, con un 50, 45 y 34 por ciento, respectivamente. En Canadá, casi la mitad de los trabajadores reportaron haber solicitado apoyo psicológico. En Gran Bretaña, por su parte, 32 por ciento de la población de jóvenes con antecedentes de necesidades de salud mental consideraron que la pandemia había empeorado su salud mental.

Dévora Kestel, directora del Departamento de Salud Mental y Uso de Sustancias en OMS, estimó que esta “es una oportunidad para construir un sistema de salud mental que sea adecuado para el futuro”.

Y agregó: “Esto significa desarrollar y financiar planes nacionales que trasladen la atención de las instituciones a los servicios comunitarios, garantizando la cobertura de las condiciones de salud mental en los paquetes de seguro de salud y construyendo la capacidad de recursos humanos para brindar atención social y de salud mental de calidad en la comunidad.”

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO