Ciencia y tecnología

Maquinaria para sembrar con precisión

La labranza de conservación requiere uso de maquinaria especializada, ya sea de precisión mecánica o neumática, la cual se emplea en cultivos como maíz, garbanzo, frijol, soya, trigo, cebada y pastizales.

El uso de esta tecnología permite una mayor rapidez en el proceso productivo, ya que el agricultor no tiene que estar preparando el terreno.

Baltazar Preciado Ornelas, representante de Sembradoras del Bajío, afirma que 80 por ciento de los agricultores prefiere la sembradora de precisión para labranza de conservación, mientras que lo tradicional absorbe 10 por ciento, en la zona del Bajío y parte de Jalisco.

La firma logró incrementar su producción en 30 por ciento en el año 2000. Esto se debió, principalmente, a que el gobierno brindó apoyos de la Alianza para el Campo, que van de 30 a 60 por ciento, para la adquisición de maquinaria.

Para este año se espera aumentar las ventas de maquinaria para labranza de conservación, porque hay gente interesada en este sistema de cultivo, tanto en México como en el exterior.

Con Sembradoras del Bajío los productores pueden dar 10 por ciento de anticipo y pagar en seis meses el resto, sin ningún tipo de interés, añade el directivo.

La compañía desarrolla sus propios diseños, cada vez más funcionales y económicos. Su nuevo modelo es una máquina para sembrar en húmedo, tiene mayor precisión, deja el abono incorporado al suelo no en la superficie y, sobre todo, su costo será 20 por ciento menor en relación con la sembradora neumática de precisión, que cuesta alrededor de 65,000 pesos.

Respecto de la recuperación crediticia, Preciado Ornelas indica que 99 por ciento de los productores han pagado sus deudas, «no he tenido problemas, hasta la fecha no nos han fallado».

Jalisco, Guanajuato y Michoacán absorben 50 por ciento de la producción de la empresa, pero también llega a Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Sinaloa y parte de Yucatán.

Jesús Mireles Ruiz, subgerente general de Sembradoras Dobladenses, con sede en Guanajuato, explica que su compañía ofrece sembradoras de cero labranza, de precisión y precisión mecánica, además de las tradicionales.

La sembradora de cero labranza de precisión mecánica fertiliza, siembra y fumiga. Tiene un sistema de autopropulsión para el depósito de fertilizante y el de semilla, los cuales se accionan al mismo tiempo. Cuenta con un depósito extra, al que se denomina insecticida granulado, que es para problemas de gallina ciega u otro tipo de plagas.

La sembradora neumática o de precisión tiene prácticamente la misma mecánica que la anterior, pero adicionalmente cuenta con un sistema de aire o de vacío para evitar que se quiebre la semilla.

Mireles Ruiz comenta que «las autoridades realizan una campaña intensa para implantar la cero labranza que poco a poco va teniendo más auge. Mucha gente se resiste al cambio, pero una vez que comprueban los beneficios notan que efectivamente hay un ahorro de tiempo, dinero, esfuerzo, además de una mayor utilidad.»

Con está compañía -que tiene distribuidores en varios estados del país- una sembradora económica para dos surcos cuesta alrededor de 21,300 pesos y una neumática de 4 o 6 surcos, hasta 80,000 pesos.

Este año, considera, la situación económica será un poco difícil, «pero de todos modos el campesino está muy entusiasmado en la maquinaria, tiene ganas de comprar. Creo que vamos hacer negocio tanto las empresas productoras de maquinaria como los productores, siempre y cuando se mantengan los apoyos y las condiciones fiscales sean favorables».

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO