Ciencia y tecnología

El poder psicológico de las mascotas

En la psicología son llamados Animales de Soporte Emocional y tienen como principal fin apoyar psicológicamente a su dueño

Gisel Cano Arrieta

¿Tienes un perrhijo? ¿Te has sentido identificada con la señora de los gatos, o estás pensado en adquirir uno? Puedes estar tomando le mejor decisión, ¡Te contamos los beneficios psicológicos de tener una mascota!

Las mascotas y la psicología

Actualmente ha ido en incremento el número de personas que han adquirido una mascota, incluso se ha optado por esta opción como método alterno a los hijos, sin embargo, los beneficios de tener una mascota van más allá de llenar un espacio físico y emocional.

En la psicología son llamados Animales de Soporte Emocional y tienen como principal fin apoyar psicológicamente a su dueño. Estas mascotas no requieren de entrenamientos especiales, el único entrenamiento que requieren es si se es necesario viajar en un avión con ellos puedan convivir con el resto de los pasajeros.

Las mascotas pueden certificarse como animales de soporte emocional a través de una carta expedida por un especialista en salud mental que argumente la ayuda de la mascota para el paciente, además de contar con las vacunas necesarias y cuidado higiénico adecuado.

¿Qué enfermedades se pueden tratar?

Se ha visto que las mascotas son un apoyo complementario a enfermedades como:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Fobias
  • Autismo
  • Adicciones en rehabilitación
  • TDAH

¿Cuáles son los beneficios?

Cuando se decide a adoptar una mascota el principal motivo es la compañía, disminuyendo la sensación de soledad al reconocer que alguien te espera en casa o tener con quién platicar y viceversa, estar acompañado sin necesidad de establecer un vínculo.

También puede ayudar a:

Incrementar la actividad física: dadas las necesidades propias de tener una mascota se disminuye la apatía a no salir, ya que al menos se deberá sacarlo a pasear, darle de comer, llevarlo al veterinario, etcétera.

Mejoran la autoestima: al no poder hablar para emitir alguna respuesta positiva o negativa, se desarrolla un ambiente de confianza y seguridad entre mascota y dueño.

Mejoran la socialización: la retracción social es uno de los síntomas más comunes dentro de la depresión o esquizofrenia, una mascota ofrece ese sentimiento de seguridad que permite al paciente salir e interactuar con otras personas. Las personas con dificultad verbal para expresarse también son beneficiadas, ya que con una mascota pueden expresarse libremente sin ser criticadas.

Mejora los hábitos: esto se logra a través de mantener una rutina diaria de cuidado de la mascota (comida, baño, etc.) la cual es aplicada por el paciente en su vida diaria.

* Especialista en psiquiatría y lleva una carrera de más de 10 años, tiene dos consultorios: el primero en Creixer Psicobienestar Integral y el segundo en el Hospital Ángeles del Pedregal

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO