Ciencia y tecnología

Ecodiseño: objetos biodegradables

En la International Furniture Design Competition celebrada en Asahikawa, Japón, el mexicano Emiliano Godoy obtuvo la Palma de Bronce por el diseño de la knit chair –silla tejida-, que él cataloga como una pieza biodegradable.

La silla está elaborada con pedazos de triplay de tres milímetros de grosor, lo que la hace fuerte y ligera. Los pedazos fueron cosidos con cable de algodón y la superficie tiene un acabado de cera de carnauba, un exudado de las hojas de la palmera del Brasil.

Todo esto obedece a la preocupación de Emiliano por preservar la ecología, la cual lo ha llevado durante varios años a realizar diversas investigaciones sobre la forma de emplear nuevos materiales renovables, para crear objetos que no dañen la ecología.

Emiliano ha creado objetos hechos a partir de azúcar, como lámparas, percheros, tees de golf (bases donde se coloca la pelota). “La innovación consiste en satisfacer una necesidad, no un capricho, y creo que la sustentabilidad forma parte de aquella”, dice. “No hay razones ambientales o socialmente aceptables para escoger un material tecnológico sobre uno biológico”.

En su técnica, Emiliano sólo emplea agua y azúcar, que después somete a un sistema de compresión. En el caso de los tees de golf, cuando la bola es golpeada por el palo, el tee que la sostiene también es tocado y en ese momento se disuelve, para que el azúcar quede sobre el césped y sirva como nutriente, ya que este producto contiene carbohidratos benéficos para el crecimiento del pasto.

Además de la fibra, Emiliano Godoy propone sustituir la fibra de vidrio por fibra de plátano, asi como el empleo de subproductos derivados de la industria de la leche, como la caseína, para pegamentos, por ejemplo.

Fuente: El Universal

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO