Ciencia y tecnología

Drones mapean el incendio más destructivo de la historia de California

La empresa DJI prestó 16 aparatos de emergencia de respuesta a desastres y evaluación de daños tras el devastador incendio de California de noviembre de 2018

Teorema Ambiental/Redacción

Los pueblos Paradise y Magalia, situados al norte de California, estaban asentados en la ladera de Sierra Nevada. Ambos contaban con una población acumulada de más de 27 mil habitantes. Sin embargo, el 8 de noviembre de 2018, el incendio “Camp Fire” lo cambió todo en cuestión de horas, pues cobró la vida de más de 100 personas y miles más perdieron todo su patrimonio.

Durante dos días, varios drones sobrevolaron la superficie arrasada por el incendio más devastador de la historia del estado para grabar imágenes de la catástrofe en un esfuerzo por ayudar a las personas que habían perdido sus hogares. En total, se recopilaron 70 mil imágenes en una superficie de unas siete mil hectáreas, es decir, 1.4 billones de píxeles.

El objetivo de estos mapas y videos detallados era ayudar a la gente a determinar el estado de sus casas, así como agilizar los trámites con las compañías de seguros. Mientras que los videos sirvieron para ayudar a los equipos de recuperación y demolición, a los urbanistas, a los científicos e investigadores, y al público en general a comprender mejor la situación.

El condado de Butte presentó un conjunto de mapas de alta resolución, que incluían imágenes compuestas realizadas con drones, panorámicas interactivas de 360° y mapas de antes y después del incendio que muestran el impacto del Camp Fire con información geográfica detallada.

Esta operación se realizó con 518 vuelos coordinados por 16 organismos de emergencia de Carolina del Norte, y es una de las mayores respuestas con drones ante una catástrofe de la historia de la nación.

Además, la comisaría del condado de Alameda fue la encargada de dirigir a los equipos. La mayoría de los participantes pertenecían al Departamento de Policía de Stockton, a la comisaría del condado de Contra Costa y al Distrito de Protección contra Incendios de Menlo Park; aunque también recibieron el apoyo de unidades de la comisaría del condado de Stanislaus y de los departamentos de Policía de Hayward y de Union City.

El Departamento de Policía de San Francisco se encargó de supervisar la protección del espacio aéreo. Además de los vuelos de cartografía, se crearon unas 160 panorámicas interactivas de 360° con la ayuda de Hangar y se grabó un video georreferenciado de las principales carreteras de Paradise con Survae. Esta gran cantidad de datos superpuestos se procesó en un tiempo récord.

Las fotos y los videos hechos con drones se georreferenciaron y unieron para crear un mapa que las personas afectadas pudieron revisar mediante una aplicación interactiva. Las autoridades del condado de Butte publicaron los mapas y las fotografías aéreas incluso antes de que muchos de los vecinos tuvieran permiso para entrar en la zona del incendio y visitar sus hogares. Así fue.

“Esperamos que esto ayude a la gente a entender el nivel de devastación al que nos enfrentamos, así como la dificultad de la tarea que tenemos por delante”, explicó Kory Honea, comisario del condado de Butte. “También esperamos que esta información permita a los afectados iniciar los trámites de seguros.”

Respuesta inmediata

Cuando los equipos llegaron a la zona afectada, el aire seguía estando en malas condiciones y había numerosas nubes de humo debido al fuego. Los equipos de respuesta se vieron obligados a trabajar con máscaras y siempre alerta ante los diversos riesgos que todavía había en la zona.

La sala de conferencias del parque de bomberos de Menlo, en la ciudad de Chico, se convirtió en la base estratégica para la planificación local de las misiones. El equipo de bomberos de Menlo ya llevaba diez días en Camp Fire, protegiendo inmuebles y luchando contra muros de fuego. Cuando fueron relevados de sus funciones, intercambiaron los equipos y la información; y se organizaron para que dos de sus miembros participaran en las misiones de cartografía con el equipo de drones.

La gran cantidad de datos recopilada se enviaba diariamente y de forma física al centro de procesamiento de datos de DroneDeploy, un socio de soluciones de software de DJI, situado en su sede central de San Francisco. Una vez allí, el equipo de procesamiento de datos se encargó de crear un mapa interactivo detallado en un plazo de 24 horas a partir de la recepción de los datos y las imágenes procedentes de los drones. Esta misión fue la mayor respuesta coordinada de equipos de drones a una catástrofe de la historia, así como del intercambio más rápido de una gran cantidad de datos.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO