Cambio climático

Así responden las abejas para adaptarse al cambio climático

Las abejas están experimentando una adaptación bastante particular: la disminución del tamaño de su lengua

asi-abejasEstados Unidos.- Para facilitar la polinización, algunas abejas actualmente presentan lenguas más cortas como un recurso de adaptación para enfrentar el cambio climático, de acuerdo a un reciente estudio.

Debido a los cambios en la vegetación provocados por el cambio climático, específicamente por la disminución del número de ciertas flores en Norteamérica, las abejas en la misma zona han sufrido una adaptación bastante particular: la disminución del tamaño de su lengua.

Por su actividad polinizadora, esta adaptación anatómica es una respuesta a la disminución del número de flores de tubo largo, haciendo que las abejas con lenguas más cortas y capaces de chupar néctar de diferentes especies de flores prevalezcan en la región, explican los científicos.

Nicole Miller-Struttmann, líder del estudio, tomó como referencia algunas regiones de las Montañas Rocosas de América del Norte y las especies de flores y abejas que ahí habitan. En el estudio se encontró que las abejas de lengua larga han disminuido su población de manera significativa en los últimos 40 años, y que las especies de lengua corta, por su mejor capacidad para alimentarse, las están reemplazando.

Así mismo, el estudio dictaminó que el clima más cálido y seco del lugar, consecuencia del cambio climático,  redujo las poblaciones de algunas flores de tubo largo y, con ellas, a las abejas especializadas en su polinización.

De acuerdo a la ecóloga evolutiva de la Universidad Estatal de Nueva York  “Este cambio parece ser un resultado directo del calentamiento en los veranos que está reduciendo la disponibilidad de flores, por lo que los abejorros generalistas tienen más éxito que los especialistas [Éstos últimos se dedican a polinizar cierto tipo de flores de tubo largo] “.

Sobre el mismo tema, en un artículo escrito por Elizabeth Pennisi se explica que en los últimos 40 años, las lenguas de las abejas se han contraído en promedio un 24 por ciento debido a la poca diversidad de flores de tubo largo que sirven como alimento a las abejas.

Pincel indio, trébol, añil silvestre, acónito, la campana azul, boca de dragón, espuela de caballero y digital son algunas plantas que se encuentran en peligro de extinción y que ponen en una situación de riesgo a las abejas.

Al respecto, Sydney Cameron, entomólogo de la Universidad de Illinois, comentó a Pennisi que este “es uno de los mejores ejemplos del efecto del clima que se han visto, pero la realidad es que, por la reducción de sus insectos polinizadores, las flores de tubo largo desaparecerán. Lo que representará una pérdida de biodiversidad a gran escala”.

Con esta pérdida de especies de plantas no solo se pone en riesgo una especie animal de gran importancia para el ciclo de la vida, sino que también atenta contra la producción de cultivos locales y,  por ende, contra la producción de alimentos a escala global.

Fuente, imagen

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO