Cambio climático

Agroinsumos reducen huella ambiental en caña de azúcar en Morelos

La empresa Biofábrica Siglo XXI implementó un proyecto piloto con productores de la región para comparar los resultados de utilizar biofertilizantes en sus cultivos

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 19 de marzo de 2020.— Para responder a la demanda creciente de la industria de las bebidas de materias primas que se produzcan con prácticas sustentables, la empresa Biofábrica Siglo XXI impulsa alianzas con productores de caña del país para aplicar biofertilizantes que aumenten productividad y, al mismo tiempo, reduzcan los impactos ambientales que generan los productos químicos, además de hacer más rentable su actividad.

El director de la empresa, Marcel Morales, explicó que en Morelos se impulsa el Programa Piloto de Producción Rentable y Sustentable de Caña de Azúcar, que en seis años de operación ha logrado excelentes resultados con la aplicación de los biofertilizantes.

Entre los principales resultados, se logró incrementar la vida útil del cultivo de caña al doble; elevar los rendimientos en el orden del 60 por ciento; se ha disminuido la aplicación del fertilizante químico del 50 al 30 por ciento. Lo anterior ha permitido elevar la utilidad neta del productor en más del 80 por ciento, es decir, pasar de poco más de 21 mil pesos por hectárea a 38 mil 500 pesos.

Se logra a partir de la reducción de costos por fertilización de tres mil 600 a dos mil 550 pesos por hectárea y los rendimientos se elevan de 120 hasta 175 toneladas. Además el número de cortes aumentó a seis, cuando en una parcela de caña tradicional son cuatro máximo, “porque los rendimientos se reducen cada año con la pérdida de planta, alcanzando en el cuarto año de 80 a 100 toneladas, rendimiento que ya no resulta rentable para el productor, lo que le obliga a volver a sembrar y esto implica más inversión”, explicó.

Un aspecto muy importante es que con el uso de este bioinsumo se logró elevar los grados Brix, lo cual resulta muy atractivo para las industrias refresqueras o de jugos.

Marcel Morales resumió que el programa busca: aumentar el rendimiento entre 20-30 por ciento; reducir los costos de producción en 30 por ciento; incrementar la eficiencia del fertilizante químico 50 por ciento; disminuir el uso de fertilizantes químicos en 30-50 por ciento; mejorar las condiciones físicas, químicas y biológicas del suelo y lograr mejores niveles de eficiencia en el uso del agua.

“Lo queremos realizar conjuntamente con un esquema que integre la capacitación y asistencia técnica a los productores, así como con un seguimiento y evaluación de los resultados, tanto en lo productivo, lo económico, y en lo referente a la conservación y regeneración de los suelos y un uso más eficiente del agua”, agregó.

Carlos Blackaller, presidente de los productores cañeros de la Confederación Nacional de Propietarios Rurales (CNPR), planteó la urgencia de contar con un modelo de producción de caña de azúcar que incremente los rendimientos, disminuya costos, que permita incrementar el nivel de ingresos de los productores; pero también, que posibilite una producción más sustentable, que respete el medio ambiente y que no se sigan destruyendo los suelos.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO