Cambio climático

13 años de sequía amenazan Chihuahua

Escasez de alimentos en las comunidades indígenas y de campesinos temporaleros, más de 240 mil cabezas de ganado perdidas, aguajes secos y abatimiento de mantos freáticos, reducción de la superficie de siembra y problemas para el abastecimiento de agua en zonas urbanas son el saldo inicial de 13 años consecutivos de sequía, que ya generaron alerta en todo el sector productivo de Chihuahua.

Un estudio elaborado por la Secretaría de Desarrollo Rural del gobierno del estado, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), la Comisión Nacional Forestal (Conafor), la Comisión Nacional de las Zonas Áridas (Conaza) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), entre otras dependencias estatales y federales, advierte que la prolongada sequía en la región puede convertirse en un complejo problema social y económico, debido a sus efectos acumulados sobre la población de la zona.

El documento, titulado Estrategia institucional para hacer frente a la sequía, detalla cifras sobre los daños que ya resiente la población en 43 de los 67 municipios de la entidad, en los que la actividad agropecuaria es fundamental y donde viven 170 mil familias afectadas que ya requieren de asistencia social para garantizar su alimentación y salud.

La actual temporada de estiaje, catalogada como una de las más severas de los últimos años, y el pronóstico de un verano caracterizado por temperaturas muy elevadas, hacen prever que se agudizará la crisis del agro chihuahuense, provocada por 13 años de precipitaciones pluviales mínimas que han impedido la recarga de los acuíferos y la acumulación de reservas en las 10 presas de la entidad, que se encuentran a 16 por ciento de su capacidad de almacenamiento.

De una precipitación media anual de 499 milímetros en periodos anteriores, en el último año apenas se han registrado 250 milímetros; además, Chihuahua no se beneficia de los huracanes y ciclones del Golfo ni del Pacífico, lo que hace a esta entidad una de las más áridas del país.

Horacio de las Casas, delegado de la Conafor en el estado, informó que en los primeros cinco meses del año han resultado afectadas 10 mil hectáreas de bosques, arbustos y pastizales por la alta incidencia de incendios generados por la ausencia de humedad.

Fuente: La Jornada

Compártelo

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO