Cambio climático

Presagian llegada 30 huracanes

La Secretaría de Salud anunció la puesta en marcha —desde este lunes— de medidas especiales de sanidad ante el anuncio federal del comienzo de la temporada de ciclones en el país. Informó que, en coordinación con el Sistema Nacional de Protección Civil, se mantiene en alerta ante las situaciones de emergencia y desastre que pudieran provocar la treintena de huracanes previstos para este año en las costas mexicanas del Pacífico y del Atlántico.

Las medidas de protección tendrán especial atención en torno a cinco de los 17 fenómenos meteorológicos que se tiene previsto se formarán en las costas del Atlántico, debido a que se espera que su intensidad sea igual, “e incluso mayor”, a la de Wilma o Stan, que el año pasado golpearon el sureste mexicano.

El Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades descartó que dichos ciclones aceleren la presencia en el país de casos de fiebre aviar. Sin embargo, reconoció que existen riesgos latentes de padecimientos como dengue, paludismo y otros relacionados, por vectores o moscos.

Indicó que “podría haber peligro” si no se aplican medidas, como el operativo que dispuso la Secretaría de Salud en todo el país desde hace semanas, principalmente en las zonas tropicales, donde las enfermedades mencionadas tienen mayor incidencia.

El titular del organismo de sanidad, Óscar Velázquez, informó que se tienen preparados 27 mil albergues en todo el país y la movilización en brigadas de más de 30 mil efectivos federales, estatales y municipales ante cualquier contingencia por el paso de los fenómenos meteorológicos.

En entrevista, indicó que las acciones de prevención de desastres por dichos fenómenos comprenden un operativo de reforzamiento de la vigilancia epidemiológica en más de 18 mil unidades del Sistema Nacional de Salud, el abasto anticipado de medicamentos en las regiones donde los meteoros se han presentado con mayor frecuencia y la preparación de los espacios que pudieran convertirse en albergues y refugios temporales, así como los módulos de atención médica.

Asimismo, dijo que como miembros del Sistema Nacional de Protección Civil establecen reservas estratégicas de insumos vitales para casos de siniestros, mantienen estrecha vigilancia sanitaria en la calidad del agua potable y en la venta y consumo de alimentos perecederos, así como labores de saneamiento básico para evitar la proliferación de fauna nociva.

Recordó que el año pasado, estas medidas permitieron identificar en Cancún 350 toneladas de alimentos perecederos en estado de descomposición, que de no haberse destruido se hubieran convertido en un foco de infección e intoxicación.

Para evitar que se repitan situaciones de desabasto de medicamentos y alimentos entre la población o que las comunidades queden aisladas e incomunicadas, el funcionario del sector salud recomendó a la población que no desestime las indicaciones oficiales que continuamente difunden los sistemas locales de protección civil. Además de tener siempre a la mano sus documentos básicos, alimentos enlatados, agua embotellada, un radio y baterías.

Fuente: La Jornada

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO