Ecosistemas

Conabio promueve consumo responsable para restaurar los mares

La capacidad de los ecosistemas marinos de México para proporcionar alimentos por medio de la pesca está disminuyendo debido a la sobreexplotación

Teorema Ambiental/Redacción

Las pesquerías del mundo están en crisis y México no es la excepción. Informar qué peces debemos consumir para promover un consumo responsable y así aminorar la presión pesquera de los mares mexicanos es uno de los objetivos del imponente mural “De nuestros mares para los paladares”, el cual se exhibe en el Zoológico de Chapultepec de la Ciudad de México.

La capacidad de los ecosistemas marinos de México para proporcionar alimentos por medio de la pesca está disminuyendo debido a la sobreexplotación, al deterioro de los ecosistemas marinos, a la introducción de especies exóticas y, al cambio climático, señala el estudio Capital Natural de México. Cambiando nuestros hábitos de consumo podemos contribuir de manera sustancial a la disminución de la presión pesquera y propiciar un ambiente marino más saludable.

Instalado en la sección del bioma Franja Costera del Zoológico de Chapultepec frente al hogar de los pingüinos de Humboldt y del lobo marino californiano, el gran mural “De nuestros mares para los paladares” llevará al público a un recorrido de 45 metros de largo bajo el mar. En el mural se presenta una muestra de la gran diversidad de peces que habitan en el océano Pacífico y en el Golfo y Caribe de México, de los cuales nos alimentamos pero que conocemos muy poco.

En la obra producida por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), con la participación de los diseñadores Isabel Plata, Bernardo Terroba y el escultor Sergio de la Rosa, se podrán conocer 88 especies de peces comerciales en su tamaño real. Especies de mojarras, bagres, robalos, corvinas, cabrillas, atunes, tiburones y, de los más famosos, los huachinangos y sus parientes los pargos.

conabio-mares

El desarrollo y montaje de este mural fue gracias a la colaboración entre la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México, la organización mexicana Comunidad y Biodiversidad (COBI), y la Conabio. COBI, por su parte, se ha dedicado por más de 25 años a atender la problemática de la degradación de los ecosistemas marinos causada por el aprovechamiento no sustentable.

En el mundo se han registrado alrededor de 30 mil especies de peces que incluyen tiburones, rayas, quimeras, peces óseos y lampreas. En México viven cerca de dos mil 250 peces marinos y 500 dulceacuícolas, pero ¿realmente conocemos a las especies marinas que compramos y consumimos? ¿Cuál es el estado de sus poblaciones y el impacto de nuestra demanda?

En el Pacífico mexicano se conocen cerca de mil 120 especies, el 20 por ciento son aprovechadas comercialmente. En el Golfo de México y Caribe mexicano se conocen dos mil 57 especies, y de las cuales 11 por ciento son aprovechadas comercialmente. De los 32 estados del país, 17 tienen apertura al mar, 11 en el Pacífico y seis en el Golfo de México y mar Caribe. De estos se extraen cerca de un millón de toneladas de peces anualmente. El 90 por ciento de la captura proviene del Pacífico principalmente del golfo de California.

El panorama de la pesca en México sugiere que las poblaciones de cerca de 500 especies de peces comerciales actualmente se encuentran en las siguientes condiciones: el 20 por ciento sobreexplotadas, el 70 por ciento en aprovechamiento máximo y el 10 por ciento en desarrollo.

“Conociéndolos, saben mejor” es el slogan de este gran mural que busca orientar al público sobre ¿qué especies compramos y consumimos? y nos invita a cuestionarnos ¿si esas especies son mexicanas o importadas?, ¿si su pesca es sostenible o si proviene de una pesquería legal?

Con la finalidad de orientar a los consumidores Conabio y COBI desarrollaron el sitio web “Peces y mariscos comerciales” así como un Semáforo de Consumo Responsable. Este sitio es una fuente de consulta que permitirá conocer criterios para tomar mejores decisiones al momento de elegir las especies que compramos. En el sitio hay información de cada especie, de dónde proviene, si su pesquería está certificada, si están protegidas por la Norma Oficial Mexicana, entre otros importantes aspectos.

Para clasificar a las especies marinas en ese semáforo se consideraron varios criterios. Por ejemplo, si se encuentran en alguna categoría de riesgo (nacional o internacional), épocas de vedas, grado de selectividad del arte de pesca utilizado y el estado de sus poblaciones. La síntesis de estos criterios permite orientar al consumidor para reducir el impacto sobre las especies. Se incluyen además las pesquerías que están certificadas como sustentables o que participan en el proceso de certificación y las cuales debemos apoyar con el consumo de sus productos.

Tanto pescadores como consumidores debemos contribuir a la restauración marina a través del conocimiento, elección y consumo responsable para generar la restauración y el aprovechamiento sustentable de nuestros mares. Recuerda, cuando compras un producto del mar lo que tú elijas y compres en los mercados y supermercados tiene un efecto directo positivo o negativo en la biodiversidad marina.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO