Biodiversidad Especies

Cazan y destruyen hábitat de serpientes

cazanydestruEn el mundo existen cerca de dos mil 700 especies de serpientes, pero 80 por ciento está en peligro por la cacería y la destrucción de los ecosistemas, acciones generadas por los seres humanos, quienes las han rodeado de prejuicios que causan el rechazo aun sin conocer las características de estos singulares animales que carecen de patas.

En la conferencia “Diversidad de serpientes”, realizada en Universum, Museo de las Ciencias, en el marco del Mes del Medio Ambiente, el herpetólogo Carlos Balderas Valdivia, de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que estos reptiles se distribuyen en casi todo el planeta, a excepción del ecosistema de tundra, los polos norte y sur y las montañas heladas.

“Las serpientes no habitan las zonas frías del planeta y las especies más diversas, abundantes y grandes se concentran en regiones tropicales cercanas al ecuador porque requieren de una fuente de energía externa, que es el Sol”, detalló el doctor en biología.

Presencia ancestral

El especialista en herpetología enfatizó que estos reptiles “son repudiadas como ocurre con otros reptiles y con los murciélagos, pero la realidad es que pocas especies son venenosas, y son menos aún las letales”.

Carlos Balderas recordó que el origen evolutivo de las serpientes comenzó hace aproximadamente cien millones de años, cuando los continentes todavía estaban unidos.

“Desde entonces, se han diversificado en casi dos mil 700 especies, y culturalmente han estado relacionadas con civilizaciones tan variadas como la egipcia, la náhuatl, la india y la grecorromana”, señaló al mostrar ejemplos de serpientes representadas en diversas culturas.

Entre las serpientes hay notables variables por su tamaño y peso. “La más grande del mundo es el pitón reticulado, que mide de nueve a diez metros de largo y habita en Asia, Sumatra y Java”, acotó.

La más pesada es la anaconda, que habita en Sudamérica; mide ocho metros de largo y pesa en promedio 250 kilogramos. “En contraste, la más pequeña es la serpiente ciega del Caribe, que mide diez centímetros y habita en Barbados y varias islas del Caribe”, acotó.

En cuanto a las que habitan en México, la más grande es la boa constrictor, que mide en promedio cuatro metros de largo; la más pequeña es la serpiente ciega de apenas 15 centímetros.

A falta de patas, estos reptiles tienen una piel que se estira y una fuerza física notable para enredarse, trepar y apretar a sus presas. Para alimentarse utilizan la constricción, que causa asfixia a sus víctimas, y la desarticulación de los huesos de sus mandíbulas para tragar a presas grandes, que van de roedores hasta antílopes.

El especialista enfatizó que todas las serpientes son carnívoras, pero sólo 300 especies de las dos mil 700 son venenosas, “y de ellas, se estima que 30 por ciento son letales para el ser humano y otras especies”, indicó.

Finalmente, Balderas Valdivia invitó a los estudiantes a tomar conciencia de la importancia de conservar a estos reptiles con el conocimiento y, sobre todo, con el respeto a sus ecosistemas.

Fuente: UNAM

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO