Biodiversidad

Buque Narval reinicia retiro de redes en santuario de la vaquita marina

Luego de varios meses de suspensión de actividades, el buque regresó al Alto Golfo de California y logró extraer más de 700 metros de redes de pesca fantasma

Teorema Ambiental/Redacción

Mexicali, BC, 16 de septiembre de 2020.— Luego de varios meses de suspensión de actividades debido a la contingencia sanitaria por covid-19, a partir de este sábado 12 de septiembre el buque Narval, propiedad del Museo de la Ballena en La Paz, Baja California Sur, retornó al Alto Golfo de California para reiniciar sus labores de retiro de redes de pesca fantasma, una de las medidas más importantes para intentar salvar a las últimas vaquitas marinas que quedan en el planeta.

En esta labor, apoyan pescadores locales de la organización Pesca ABC, quienes buscan las redes en el polígono de cero tolerancia y emprenden la tarea de extracción. Su participación en el Programa de Retiro de Redes Fantasma en la Reserva de la Biosfera del Alto Golfo de California, comenzó en octubre de 2016, en una iniciativa conjunta, donde participan organizaciones civiles y gubernamentales como:

Museo de la Ballena y Ciencias del Mar, Seashepherd y Pesca ABC, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) y con el apoyo para la seguridad de la zona de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar), de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Guardia Nacional.

Las llamadas “redes fantasma” son redes de pesca que quedan perdidas o abandonadas en el mar y en las que mueren atrapados infinidad de organismos marinos como tiburones, delfines, tortugas y lobos marinos, entre otras. Este es el factor principal que causa la muerte y casi la extinción de la vaquita marina.

Además, la tripulación del Narval busca vaquitas marinas para monitorear la población y buscan la posibilidad de tomar muestras de tejido de un organismo vivo para conservar su acervo genético.

En su primer día, el Narval extrajo más de 700 metros de una red que llevaba cerca de dos años abandonada en el mar. Este tipo de red es la típica utilizada para extraer a la totoaba, pez endémico del Alto Golfo de California en peligro de extinción y cuya vejiga natatoria, conocida como “buche”, es traficada a los países asiáticos, principalmente a China.

Gracias a este programa, de 2016 a la fecha, se ha logrado extraer más de mil 300 kilómetros de redes y como consecuencia se ha salvado la vida de cientos de mamíferos marinos, incluida la vaquita marina. La continuidad de este programa es indispensable para garantizar la conservación de esta emblemática especie.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO