Sostenibilidad

Inician reforestación en zona de tala clandestina, impunidad y pobreza

OCUILAN, ESTADO DE MÉXICO.— El presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa inició formalmente la campaña nacional de reforestación 2007 en el municipio de Ocuilan, Estado de México, zona que señaló como símbolo de la tala ilegal, la impunidad y de pobreza.  leer más

Sara Antonio

En el marco de las celebraciones por el Día del árbol, el presidente Calderón inició la campaña nacional de reforestación que pretende plantar 250 millones de árboles en este año; para lo cual se tendrá que sembrar un promedio diario de dos millones 800 mil árboles en lo que resta del año, con un pago total de cuatro millones de jornales para efectuar esa tarea, señaló.

Asimismo informó que en los más de 300 viveros del país ya están listos 280 millones de árboles para ser plantados no sólo por el gobierno sino por silvicultores, comunidades, estudiantes y ciudadanos del país en esta temporada de lluvias.

Durante su estancia en el Paraje Agua Bendita, de la comunidad de San Juan Atzingo en el municipio de Ocuilan, el presidente refrendó su política de cero tolerancia a la tala ilegal y expresó su solidaridad con el señor Ildefonso Zamora, padre del joven asesinado por presuntos taladores ilegales.

“Su muerte ni será en vano ni que dará impune. Mi gobierno a través de mi conducto, se compromete a que junto con las autoridades del Estado de México persigamos sin descanso hasta dar con los culpables y ponerles el castigo que merecen”, recalcó.

Y pese a que reconoció que “no se puede acabar la tala simplemente con la policía o con el Ejército; pues la única medida de acabarla es dándole ingreso verdadero a la gente que está en el bosque”, se firmó un convenio entre la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) con el que se reintegra la participación del Ejército Mexicano en las labores de reforestación del país.

En lo que va del año, explicó, se han asegurado más de 13 mil metros cúbicos de madera en rollo, inspeccionado más de tres mil vehículos y asegurado más de 300; además de que se han puesto a disposición del Ministerio Público 117 personas, gracias al trabajo con las comunidades afectadas, organizaciones de la sociedad civil y las dependencias de los gobiernos federal y local.

La meta de plantar 250 millones de árboles será una contribución que México hará a la campaña de los mil millones de árboles en todo el planeta, promovida por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) para 2007.

La cifra propuesta por el presidente Calderón representará una cuarta parte de la meta de reforestación global, lo que significa que de cada cuatro árboles plantados en el planeta durante este año uno estará sembrado en nuestro país.

En el mundo existen iniciativas de reforestación con otras magnitudes; en Kenia se han plantado 20 millones de árboles entre 1977 y 2006, mientras que España se ha comprometido a sembrar 20 millones de árboles en los siguientes cuatro años.

Por ello el presidente enfatizó que sembrar 250 millones de árboles es la meta más ambiciosa de un gobierno en materia forestal. A su paso por tierra tlahuica el presidente Calderón se comprometió con los comuneros de San Juan Atzingo y el municipio de Ocuilan a otorgar recursos para que cuenten con un vivero de producción forestal en su región.

Y exhortó al secretario de Medio Ambiente, Juan Elvira Quesada, a que sin más burocracia y con los recursos que actualmente se dispongan se establezca el ProÁrbol Genético, que consista en crear un banco de germoplasma de semillas para tener disponibilidad de todas las especies forestales mexicanas y que éstas no se pierdan.

Fuente: Teorema Ambiental

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO