Sostenibilidad

Crean casas ecológicas en Japón

Los japoneses esperan entrar en sus casas con sistemas de identificación de iris y evitarse las molestas llaves

Tokio, Japón.- A primera vista, la «casa modelo» japonesa para el horizonte 2010 es una coqueta residencia como tantas otras, discreta y sobriamente decorada, aunque, del dormitorio a los servicios higiénicos, es un verdadero «paraíso» de la alta tecnología.

Como en toda casa japonesa, no se entra sin quitarse los zapatos, pero luego, paso a la modernidad: un sistema de cerrojo electrónico asociado a un dispositivo biométrico controla la puerta de entrada y los habitantes entran sin llave, ya que el iris de sus ojos les servirá de identificación.

Esta «Eco House», construida cerca de Tokio por el grupo Matsushita, pretende ser respetuosa del medio ambiente, ya que «la mayor parte de la energía que consume es generada localmente por un dispositivo de baterías completada con paneles solares», afirma la guía.

La casa de 2010 tiene un «diseño universal»: amplios corredores, ascensor privado y barras de apoyo por todos lados, por lo que está adaptada para la gente de edad, para los niños y los discapacitados.

Unos artefactos semejantes a pantógrafos permiten a las personas pequeñas sacar la vajilla y los alimentos de los estantes superiores sin tener que usar taburetes, al tiempo que unos escalones automáticos surgen ante los lavabos para que los niños puedan lavarse los dientes.

En la sala, una gigantesca pantalla en plasma de 2.62 metros hace las veces de «ventana» hacia el mundo.

Gracias a su comando táctil, la pantalla permite ver las imágenes del circuito de videovigilancia, entrar en videoconferencias, seguir a los niños en el camino a la escuela a través de fotos recibidas automáticamente a su paso por etapas predefinidas (estación, esquina, etc.), ver fotos, acceder a servicios de video, consultar internet y, por supuesto, ver la televisión.

La talla de los caracteres varía automáticamente en función del telespectador, quien señala su presencia poniendo su teléfono móvil, dotado de un chip de identificación, en la mesa de la sala.

En el piso superior hay un «home-cinema» con aislamiento fónico de estudio, sistema audionumérico 7.1 (siete altavoces y caja de bajos), un proyector de alta definición y un lector de DVD de nueva generación Blu Ray.

Al lado, el rincón del dueño, una pieza de tele-trabajo, equipada de un sistema de videoconferencia para compartir documentos en una red segura por tarjeta y chip sin contacto. Si se ilumina una luz roja es imposible entrar, hay que identificarse con el teléfono móvil.

Los dormitorios también están llenos de alta tecnología: además de un televisor de plasma y un equipo hi-fi, el de los padres tiene un sistema «Duerma bien», con cama articulada electrónica, iluminación específica, ambiente sonoro u olfativo al dormirse o despertarse, y el sistema «analiza» la calidad del sueño.

Sin olvidar los servicios higiénicos, que además de los clásicos excusados con asiento caliente y chorros de agua multidireccional, se autolimpian.

Fuente: El norte

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO