Contaminación

Termoeléctricas que usan combustóleo acortan vida de millones de mexicanos

En un foro de especialistas convocado por la senadora Xóchitl Gálvez, señalaron que cambiar a gas natural en la planta de Tula eliminaría totalmente las emisiones de azufre en el Valle de México

José Luis Martínez

Ciudad de México, 7 de mayo de 2020.— Un grupo de 22 senadores, entre ellos tres del estado de Hidalgo, presentaron un punto de acuerdo urgente para solicitar a la Secretaría de Energía (Sener) para que la Termoeléctrica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) Francisco Pérez Ríos de Tula, Hidalgo, deje de funcionar quemando combustóleo, ya que es un residuo de la refinación que es uno de los principales factores de contaminación atmosférica y de salud pública en el Valle de México.

En un foro con especialistas en el tema de contaminación ambiental convocado por la senadora panista Xóchitl Gálvez, la legisladora por Hidalgo estableció que: “La quema de combustóleo en la planta produce concentraciones de PM2.5 y óxidos de azufre que rebasan las normas ambientales. Es muy alarmante el impacto de la Central sobre la salud de los más de 20 millones de habitantes que viven en la Zona Metropolitana del Valle de México.”

Por lo que este punto de acuerdo busca eliminar la principal fuente de contaminación fija del centro del país y así evitar más de 14 mil muertes prematuras al año en la región y que aporta alrededor del 3 por ciento de la generación eléctrica nacional, pero que usa combustóleo con alto contenido de azufre.

“La quema de combustóleo generará impactos sobre los ecosistemas de la región y efectos a la salud: morbilidad y muertes prematuras por exponerse a la contaminación. Esta planta cae en el corazón de lo que debería ser la política energética del país tanto en materia de petróleo como la de generación de electricidad, para tener una matriz energética cada vez más limpia, porque son más baratas, permitirán combatir la pobreza energética y disminuir los tremendos impactos a la salud por respirar aire contaminado”, explicó Adrián Fernández, director general de Iniciativa Climática de México (ICM).

“Basta la emisión de una fracción de los contaminantes que típicamente se emiten, hasta 30 por ciento, para que, ante condiciones meteorológicas adversas, tengamos días con mala calidad del aire. Cuando hay una modificación en las fuentes contaminantes, como la disminución del parque vehicular que hay actualmente por la contingencia sanitaria, cobran más importancia otras fuentes relativas, como la Termoeléctrica de Tula”, explicó sobre por qué hay mala calidad del aire en el Valle de México, pese a la reducción del número de autos que circulan en las calles.

Además, el experto señaló que la Planta de Tula se encuentra lista para funcionar con gas natural, pero no está garantizado su suministro porque falta instalar un ducto que pueda conectar a un gasoducto cercano que lo abastezca y en su lugar, acusó a Sener y CFE de tomar decisiones para que aumente la cantidad de combustóleo que quema en lugar de optar por el gas.

“Esto debido a que se tomaron medidas para incrementar la capacidad de refinación de las seis refinerías que tiene el país, de 30 a 60 por ciento para eliminar el combustóleo que no se puede vender en otra parte. Esto se hará en las termoeléctricas de Salamanca, Tuxpan, Manzanillo y Tula, con graves riesgos para la salud de esas regiones.”

Gustavo Sosa Iglesias, del Instituto Mexicano del Petróleo, explicó que las grandes fuentes de emisiones afectan el aire de las regiones donde operan, pero sus efectos dependen de las condiciones meteorológicas porque determinan cómo se realiza la dispersión de contaminantes.

Agregó que Pemex está modernizando las refinerías para reducir la generación de combustóleo, al tiempo que aumenta la producción de gasolinas, pues indicó que el país no cuenta con el suministro suficiente de gas natural para hacer la transición a este combustible.

Por su parte, Horacio Riojas, del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), mencionó que hay estudios que confirman que el COVID-19 es más mortal en ciudades altamente contaminadas, pero además, “la contaminación por PM2.5 aumenta el número de muertes prematuras. En México hay más de nueve mil muertes prematuras al año, principalmente adultos mayores. También afecta cerebro y sistema cardiovascular”.

“En la región del Valle de México tenemos el doble de concentraciones de partículas PM2.5 (20 mg/m3), cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda 10 mg/m3. En Tula hay estaciones que reportan al año hasta 30 mg/m3, además faltan estaciones de monitoreo en la zona y la composición de las partículas es altamente tóxica, con metales pesados, compuestos cancerígenos y partículas azufradas altamente tóxicas, con costos de hasta 2.5 por ciento del producto interno bruto (PIB) para el sistema de salud. Esto ocurre también en Salamanca”, aseguró.

También el excandidato presidencial, Gabriel Quadri, aseguró que el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) detuvo las pruebas de las plantas termoeléctricas para transitar a energías limpias y acusó al gobierno federal de promover una mayor refinación y una mayor generación de combustóleo que no se puede quemar porque rebasa las normas en cuanto a concentraciones permitidas de azufre (entre 3.6 y 4 por ciento, cuando el límite es de 2 por ciento) y nitrógeno.

“La Termoeléctrica de Tula opera con entre 70 y 80 por ciento de combustóleo. Es la segunda termoeléctrica más grande del país solo detrás de la de Tuxpan. Pero la transición a gas reduciría las concentraciones en partículas, pero sobre todo en azufre en la atmósfera incluso hasta el centro de la ciudad, donde se ha comprobado que llegan las concentraciones.”

Por ello, la Termoeléctrica de CFE y la Refinería de Pemex en Tula son la fuente fija más importante de contaminación en la ZMVM, aportan grandes concentraciones de óxidos de azufre y de óxidos de nitrógeno y partículas PM2.5, de acuerdo con el Inventario Nacional de Emisiones 2016.

“No es viable retirar el azufre del combustóleo porque es muy caro, pero transitar a gas natural reduciría alrededor del 99 por ciento de los óxidos de azufre y alrededor del 60 por ciento de los óxidos de nitrógeno que tenemos actualmente”, finalizó.

Ante este panorama, los legisladores emplazaron al titular de la CFE, Manuel Bartlett, a diseñar e implementar un plan que atienda, de manera definitiva, las emisiones contaminantes atmosféricas provenientes de la Central Termoeléctrica de Tula, a más tardar para diciembre de 2020.

El punto de acuerdo fue inscrito en la mesa directiva del Senado de la República, está suscrito por las y los senadores Xóchitl Gálvez Ruiz, Miguel Ángel Osorio Chong, Erandi Bermúdez Méndez, Marco Antonio Gama Basarte, Víctor Fuentes Solís, Nadia Navarro Acevedo, Nuvia Mayorga Delgado, Alejandra Noemí Reynoso Sánchez, Raúl Paz Alonzo, Kenia López Rabadán, Gloria Elizabeth Núñez Sánchez y Juan Antonio Martín del Campo.

También por Josefina Vázquez Mota, Guadalupe Murguía Gutiérrez, Damián Zepeda Vidales, Roberto Juan Moya Clemente, Indira Rosales San Román, Mayuli Latifa Martínez Simón, Guadalupe Saldaña Cisneros, Gina Andrea Cruz Blackledge, Julen Rementería del Puerto y Gustavo Enrique Madero Muñoz.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO