Ciencia y tecnología

Nuevas imágenes muy cercanas al Sol muestran hogueras en su superficie

Esta sonda también ha trazado el primer mapa del campo magnético de nuestra estrella sin intervención humana y desde el espacio, gracias al magnetógrafo SO/PHI

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 30 de julio de 2020.— La sonda europea que viaja al Sol, Solar Orbiter, mostró hace unos días sus primeras imágenes, tomadas a solo 77 millones de kilómetros de la estrella y revelaron innumerables minierupciones solares, llamadas de manera informal “hogueras” en su superficie.

La misión es coordinada por la Agencia Espacial Europea (ESA) en colaboración con la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) y al haber viajado alrededor de la distancia entre nuestro planeta y el Sol, envió información más detallada sobre su actividad.

Daniel Müller, del proyecto Solar Orbiter de la ESA, señaló en conferencia de prensa que “nunca hemos estado tan cerca del Sol con una cámara” y este es “solo el inicio del épico viaje de la sonda que en dos años llegará incluso más cerca”.

Esta sonda también ha trazado el primer mapa del campo magnético de nuestra estrella sin intervención humana y desde el espacio, gracias al magnetógrafo SO/PHI, instrumento coliderado por España.

El campo magnético solar es responsable de casi toda la actividad del Sol, desde las manchas a las tormentas solares o el viento solar, que es un flujo continuo de partículas energéticas que emite la corona solar.

Las “hogueras”, que fueron fotografiadas por la Cámara de Imagen del Ultravioleta Extremo (EUI), se ven por todas las partes en la estrella y son “pequeñas” fulguraciones solares que pueden observarse desde la Tierra.

Los científicos aún no saben si son versiones minúsculas de grandes fulguraciones o si se deben a mecanismos diferentes, pero ya existen teorías para resolver estos fenómenos, incluido el calentamiento de la corona, según la ESA.

Esta misión fue interrumpida por la contingencia sanitaria por COVID-19, pues los investigadores tuvieron que analizar la información desde sus casas, incluidas actividades como su puesta en servicio en órbita, un proceso que, en circunstancias normales, requiere del trabajo conjunto de decenas de personas.

El subdirector de Operaciones de la nave espacial Orbitador Solar, José Luis Pellón-Balión, indicó a que en principio estuvieron “preocupados” por esta situación y que “fue difícil”, pero finalmente “funcionó bastante bien, mejor de lo esperado”.

La sonda, que ha entrado ya en fase de crucero, es la primera que ha tomado imágenes tan cercanas de la superficie de la estrella, a solo 42 millones de kilómetros.

Aunque Solar Orbiter no será la misión que más se acerque al Sol, pues Parker Solar Probe de la NASA, lanzada en 2018, llegará a un poco más de seis millones de kilómetros, la gran diferencia es que la sonda europea dispone entre sus diez instrumentos de varias cámaras para mirar directamente a nuestra estrella.

Lanzada en febrero, Solar Orbiter intentará responder a las grandes preguntas de la ciencia sobre el Sol, del que tomará las primeras imágenes de sus regiones polares.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO