Ciencia y tecnología

Ventilar espacios cerrados, medida importante contra COVID-19

En sitios cerrados sin ventilación el riesgo de contagios es potencialmente mayor que en espacios abiertos, señalaron expertos del IPN

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 29 de julio de 2020.— Además de las medidas que se han establecido para detener el contagio de SARS-CoV-2 es importante sumar la ventilación de espacios cerrados, pues la falta de circulación del aire incrementa potencialmente el riesgo de contagios, aseguró el científico del Instituto Politécnico Nacional (IPN), César Hugo Hernández Rodríguez.

El experto en Microbiología de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) explicó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la “evidencia emergente” de la transmisión por aire del virus.

Sostuvo que aun cuando la principal forma de contagio es a través de las gotículas respiratorias expulsadas por una persona infectada, es importante incrementar las precauciones para reducir el riesgo de contagio, principalmente mantener distancia de al menos un metro entre personas.

“Aparentemente, el contagio aéreo en espacios abiertos o en sitios cerrados que tienen adecuada ventilación donde se utilizan mascarillas, se respetan el aforo y la sana distancia es mucho menos probable que en lugares cerrados con ventilación deficiente”, añadió.

Detalló que los espacios cerrados son altamente peligrosos, especialmente los que son reducidos, con baja altura de los techos, deficiente ventilación, mayor concentración de personas. “Se vuelve un área más peligrosa mientras más tiempo se permanezca en ella”, acotó.

Los lugares que cumplen con estas características son: restaurantes, bares, salones de conferencias y conciertos, iglesias y salones de clases. En ellos, explicó, las personas que se encuentran relativamente lejos y guardan “sana distancia” podrían contagiarse debido a los aerosoles (partículas de cinco micras en promedio que se emiten al respirar, hablar, toser o estornudar).

“Esas partículas pueden permanecer suspendidas en el aire hasta por una hora y alcanzar distancias de hasta ocho metros que las gotas más grandes, que duran en el aire menos de un minuto y la distancia que alcanzan es de dos metros”, apuntó.

Finalmente, mencionó la responsabilidad que tiene la población de contribuir a cortar las cadenas de contagio y reducir el riesgo de infección a niveles lo suficientemente bajos para que no representen una preocupación a escala social.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO