Ciencia y tecnología

NASA envía equipo a Islandia para preparar su viaje a Marte

La nueva odisea espacial que contempla enviar vida humana al planeta rojo está prevista para la próxima década. Esta pequeña isla volcánica simula algunas de las características del destino

Teorema Ambiental/Redacción

Como parte de la logística necesaria para enviar la primera misión con vida humana a Marte, prevista para la próxima década, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) envió algunos equipos a Islandia para simular algunas de las condiciones que encontrarán en el planeta rojo.

Los científicos de la NASA están evaluando los sedimentos, glaciares, sistemas de ríos y otras características geográficas de ese país, que son parecidas a las que hay en ese planeta.

El equipo y su vehículo robótico regresaron a Estados Unidos a fines de julio y viajarán nuevamente a Islandia en 2020, pues pretenden seguir sus estudios sobre Marte.

La nueva travesía, programada para el año próximo, consiste en enviar un nuevo vehículo robótico que estudie cuestiones como profundizar la información para determinar si en algún momento este planeta tiene potencial para sustentar vida. Se estima que lo que se aprenda en el viaje ayudará a la NASA a enviar seres humanos a Marte en la década de 2030.

Ryan Ewing, profesor asociado de Geología en la Universidad de Texas A&M, encabezó el equipo que hizo el viaje en julio. El equipo incluyó a investigadores del Centro Espacial Johnson de la NASA y de universidades de Estados Unidos como la Universidad de Stanford y el Instituto Tecnológico de Massachusetts, así como de la Universidad de Reikiavik en Islandia.

Científicos de los Servicios para el Control de Misiones Espaciales Inc., una compañía canadiense asociada al proyecto, también viajaron a Islandia y probaron un prototipo del vehículo robótico denominado SAND-E (navegador semiautónomo de ambientes detríticos).

Así será la preparación de los astronautas
Para completar la misión con vida humana a este planeta, un proyecto que ha cobrado relevancia durante la administración del presidente Donald Trump, la misión constará de dos etapas, en una de ellas los astronautas vivirán durante un año en la Luna antes de partir hacia Marte.

Greg Williams, jefe de la división de exploración humana de la NASA, explicó que el objetivo es que el hombre pise un segundo astro diferente a la Tierra en 2033. La primera fase de la misión ocurrirá entre 2018 y 2026 con cuatro vuelos tripulados al espacio cislunar, los cuales servirían para llevar los componentes y herramientas para construir una base que incluiría un hábitat, un módulo de investigación, una fuente de energía y una esclusa para vehículos. En esta base se pretende tener robots y máquinas autónomas que ayuden con las tareas diarias.

Antes de poder realizar esto, la NASA debe entregar el cohete SLS, el cual ha sido retrasado en varias ocasiones y que ahora mismo corre el riesgo de volverse a retrasar. En caso de que esto suceda, la NASA tendrá que apoyarse en las compañías privadas como SpaceX o Blue Origin para cumplir su objetivo y no afectar el desarrollo de toda la misión.

Si la primera etapa de la misión resulta exitosa entonces se procedería a la segunda fase, la cual arrancaría a partir de 2027 y consistiría en enviar a la Luna el Deep Space Transport, desarrollado por Boeing, con la tripulación que viajará a Marte. Estos astronautas deberán pasar un año viviendo en el hábitat lunar antes de poder viajar hacia el planeta rojo.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO