Ciencia y tecnología

Instalan en Sinaloa el primer laboratorio aeroespacial mexicano

Este primer Maker Lab Aeroespacial llevará el nombre del astronauta estadounidense de origen mexicano José Hernández Moreno, quien realizó su primer viaje espacial en la misión STS-128

Teorema Ambiental/Redacción

El primer Taller Laboratorio Aeroespacial (Maker Lab) del país estará ubicado en la ciudad de Culiacán, Sinaloa. El equipo que lo construye está encabezado por el ingeniero industrial y excolaborador de la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio de EEUU (NASA, por sus siglas en inglés), Eduardo Guízar Sainz.

“México puede ser una catapulta de muchas empresas privadas de México y EEUU para desarrollar y lanzar, con menos burocracia (que en EEUU), sus naves y experimentos al espacio”, señaló. “Esta es una ventaja sobre otros países y puede ser un gran pivote de desarrollo para la industria aeroespacial”, dijo.

También anticipó que este primer Maker Lab Aeroespacial llevará el nombre del astronauta estadounidense de origen mexicano José Hernández Moreno, quien realizó su primer viaje espacial en la misión STS-128; además, su colaboración en el Livermore National Laboratory en la década de 1990 contribuyó en una nueva herramienta para la detección temprana del cáncer de pecho.

En el taller laboratorio aeroespacial se impartirán cursos a niños desde kínder, hasta universitarios. “Tenemos el enlace con la Universidad Autónoma de Baja California (en Tijuana), para empezar a hacer disparos con cohetes que lleguen a más de tres kilómetros de altura y de ahí a la estratosfera”, explicó Guízar. “Además, se traerá gente de NASA, del Politécnico, de la UNAM, de universidades de EEUU, para eso es el vínculo que estamos haciendo”, continuó.

labo-aero

“Estamos viendo cómo lo equipamos con cortadoras láser, cortadoras CNC, impresoras 3D, soldadoras especiales, que no las tenemos todavía pero seguimos picando piedra, con esto se ayudará a otros maker labs pequeños que también están iniciando”, agregó Guizar.

Explicó que aunque aún no existe una industria aeroespacial en Sinaloa, hay empresas pequeñas como la suya (de drones, robótica y asesoría). Incluso, una empresa española de drones de carga se asentó en Sinaloa, ya que la posición geográfica del estado le permite atender al mercado de México y EEUU.

Guízar agregó que esperarán a que se asiente el nuevo gobierno federal para tocar la puerta del presidente de la República que trae gente con ideas nuevas y otra dinámica de trabajo.

Comentó que se reunieron varias personas que han colaborado en la NASA y concluyen que no se quiere otra agencia espacial en México, sino que “universidades se conviertan en tractoras para que jalen a las prepas a voltear a ver las ingenierías y el país empiece a dejar un poco la manufactura y sea más ‘mentefactura’, una palabra que no existe en el diccionario pero hay que añadirla.

“No podemos darnos el lujo de exportar cerebros, se tienen que quedar aquí en México, que se nutran como esponjas en otros lugares pero que regresen y esos cerebros permitan que se impulse más la ‘mentefactura’”, reiteró el reconocido impulsor de la robótica.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO