Ciencia y tecnología

FDA permite el uso de spray nasal antidepresivo

Su nombre comercial es Spravato y su sustancia activa principal es la esketamina, que tiene propiedades como anestésico y alucinógeno disociativo

Teorema Ambiental/Redacción

La depresión es una enfermedad que afecta a cada vez más personas en México. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), afecta al 4 por ciento de la población mundial, pese a que ya hay varios tratamientos médicos que han probado su efectividad.

Pero ahora existe una nueva forma de medicarse para combatir los síntomas de esta enfermedad aprobada por la Food and Drug Administration de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés). Se trata de un spray nasal que administra el medicamento en el organismo.

Su nombre comercial es Spravato y su sustancia activa principal es la esketamina, que tiene propiedades como anestésico y alucinógeno disociativo. El producto será comercializado por Janssen, compañía filial de Johnson & Johnson.

spray-fda

Se trata del primer medicamento aprobado en 30 años para atender esta enfermedad mental, y está dirigido principalmente a personas resistentes al tratamiento de Prozac, uno de los medicamentos más comunes.

El Spravato debe ser suministrado bajo prescripción médica y estará sometido a un estricto control a cargo de la oficina de la Estrategia de Evaluación y Mitigación de Riesgos, para evitar el uso indebido y abuso del tratamiento, pues será suministrado únicamente en pacientes que ya han llevado a cabo otros tratamientos sin resultados favorables.

Además, tanto el médico tratante como su paciente deberán inscribirse en un registro donde se especifica que el medicamento será suministrado en la casa del paciente, por medio de un tercero y que el paciente no podrá conducir ni utilizar maquinaria pesada por el resto del día.

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México poco más del 30 por ciento de habitantes mayores de 12 años sufre algún tipo de depresión y en el peor de los casos este padecimiento deriva en el suicidio, cuyas cifras continúan creciendo desde hace más de diez años en el país.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO