Ciencia y tecnología

Estudiantes del IPN convierten el agua residual en combustible

Su proyecto permite generar combustible limpio a partir de aguas negras y ríos contaminados

Teorema Ambiental/Redacción

Millones de litros de agua son contaminados diariamente debido al mal manejo que se da a los residuos que son descargados en ríos, lagos y acuíferos, que la dejan inservible para consumo humano y son foco de infección.

Por eso, Jeimmie Gabriela Espino Ramírez y Lisset Dayanira Neri Pérez, estudiantes de ingeniería química industrial del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron un proyecto que es capaz de aprovechar las aguas negras y ríos contaminados.

Se trata de un prototipo compuesto por un purificador y un electrolizador que puede ser portátil o fijo diseñado para las zonas más marginadas del país.

Su nombre es “Gimfi”, un vocablo en lengua otomí que significa “agua sucia”, tiene un filtro con capas de algodón, arena, carbón, mármol, grava y tezontle, cuya función es retener sólidos de gran tamaño y partículas orgánicas.

Este tipo de purificadores además son capaces de generar su propio combustible a partir del agua residual, sin importar su grado de contaminación.

Es capaz de generar hidrógeno por electrólisis mediante la aplicación de energía eléctrica, aunque en una siguiente etapa, la energía será producida a través de celdas solares y así, convertir el proyecto en un prototipo sustentable y de bajo costo.

El principal objetivo de Gabriela y Lisset es que el hidrógeno sea funcional, es decir, que pueda ser utilizado para alimentar estufas y hornillas.

Ambas estudiantes originarias del estado de Hidalgo, detallaron que con muestras recolectadas de diferentes zonas del estado como Tetepango, Mixquiahuala y Atitalaquia, entre otras, introducen 900 mililitros de agua contaminada en una botella de PET para obtener un líquido visiblemente más limpio en un lapso de 30 minutos.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO