Ciencia y tecnología

Crean cortina de burbujas móvil para reducir fuerza de tormentas tropicales

Elaborada por una empresa noruega, busca disminuir el impacto de los huracanes mediante la reducción temporal de la temperatura de la superficie del mar con sistemas móviles y fijos

Teorema Ambiental/Redacción

Horten, Noruega, 5 de octubre de 2020.- La empresa OceanTherm anunció su tecnología que detiene el crecimiento de una tormenta tropical en un huracán, a medida que se desarrolla a través de grandes masas de agua cálida.

Este tipo de fenómenos han demostrado al mundo que son capaces de arruinar por completo comunidades y hogares y tienen el potencial de acabar con la vida de muchas personas. Por ello, la empresa de origen noruego encontró varias soluciones para disminuir el impacto de estas tormentas al reducir temporalmente la temperatura de la superficie del mar en grandes áreas antes de que pase una tormenta tropical.

Se trata de una serie de sistemas móviles (con la misma tecnología, más accesible y económica que una instalación fija previamente anunciada).

La tecnología de cortina de burbujas se ha utilizado durante 50 años en Noruega para calentar la temperatura de la superficie del mar en el invierno, para evitar que los fiordos se congelen. Ahora OceanTherm utilizará la misma tecnología de una manera diferente para lograr un mayor impacto: reducir la temperatura de la superficie del mar durante un corto periodo de tiempo para evitar estos desastres naturales devastadores.

Las tormentas tropicales se convierten en huracanes cuando atraviesan masas de aire frío y caliente que chocan sobre el agua cálida del océano. Los huracanes obtienen su energía de la superficie del océano cuando la temperatura del agua superficial supera los 26.6 °C, por lo que esta tecnología buscará mantener la superficie del mar por debajo de esta temperatura.

Las cortinas de burbujas funcionan levantando el agua más fría desde una profundidad óptima, dependiendo de la temperatura, y mezclándola con el agua caliente de la superficie, reduciendo así la temperatura de la superficie del mar por debajo de los 26.6 °C temporalmente.

El enfriamiento del agua de la superficie privaría a los huracanes de su fuente de energía, lo que podría detenerlos antes de que toquen tierra o al menos evitar que se conviertan en huracanes más fuertes.

Las cortinas de burbujas suministran aire comprimido a la profundidad. Cuando las burbujas se elevan, llevan el agua fría de las profundidades marinas a la superficie, y esta agua fría enfría la cálida superficie del océano durante un corto periodo de tiempo. Tanto para la instalación fija como para el concepto móvil, la idea es la misma.

Las cortinas de burbujas se colocarán a la profundidad adecuada para llevar agua más fría a la superficie y reducir la temperatura de la superficie del mar. Para el concepto móvil, los barcos de suministro estarán equipados con cortinas de burbujas. Estos barcos de suministro serán menos costosos porque se alquilarán por temporada.

Detrás de estos barcos, las cortinas de burbujas formarán aproximadamente mil 500 metros de longitud, y los barcos se moverán en formación para crear un entorno donde las corrientes oceánicas puedan extender el efecto al área prevista.

Si bien estos barcos no podrían salir y enfriar el océano frente a un huracán entrante debido a problemas de seguridad, este sistema podría usarse como medida preventiva para mantener las temperaturas en el golfo por debajo de niveles peligrosos.

Como las temperaturas de la superficie del mar se controlan continuamente, se llamará a la flota de “barcos de cortina de burbujas” cuando sea necesario reducir los niveles de temperatura, reduciendo así el riesgo de intensificación de una tormenta.

En ambos casos las corrientes oceánicas serán el verdadero motor del sistema, asegurándose de que el efecto de enfriamiento se extienda a un área más grande. Esto es necesario para que tenga efecto, y realmente la clave de su tecnología.

Al colocar un sistema fijo o pasar a través de un cuerpo de agua con un sistema móvil en posiciones estratégicas, basado en la investigación y el monitoreo cercano de las condiciones del océano, el agua más fría se esparcirá con la ayuda de las corrientes e influirá en un área más grande, como la costa de Florida, Luisiana o Texas.

La tecnología está probada a pequeña escala y su objetivo es demostrar que funcionará a gran escala para reducir temporalmente la temperatura de la superficie del mar y, por lo tanto, reducir y detener la fuente de energía para que los huracanes aumenten su fuerza. Junto con su impacto en la formación de tormentas tropicales, la cortina de burbujas también solo cambia la temperatura del agua durante un corto periodo de tiempo.

Con más investigación sobre los impactos climáticos y ecológicos después de recibir más fondos, la empresa se ha comprometido a no generar algún efecto a largo plazo del cambio de temperatura del nivel del mar o de los ecosistemas que dependen de él.

Se ha diseñado un programa de investigación de cinco pasos para responder a todas las preguntas relacionadas con la prueba de la tecnología a escala. Se estima que el programa de investigación tardará aproximadamente dos años en completarse, a un costo de alrededor de cuatro millones de dólares y culminará con una demostración a gran escala de la solución en el entorno previsto.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO