Cambio climático

México y el cambio climático

Habrá regiones donde la precipitación podría ser más intensa con riesgo de inundaciones para alrededor de dos millones de personas

mex-anteCiudad de México.— El Centro Nacional de Prevención de Desastres y el Servicio Meteorológico Nacional han realizado estudios sobre las condiciones de peligro a los que está sujeto el país y los posibles escenarios que podría enfrentar respecto al calentamiento climático. Entre ellos se menciona que parte del territorio se volverá más seco y la demanda de agua aumentará particularmente en el norte del territorio y en zonas urbanas. Asimismo, habrá regiones donde la precipitación podría ser más intensa con riesgo de inundaciones para alrededor de dos millones de personas; también hay consenso sobre la intensidad de los ciclones en el noroeste del Pacífico y en el Atlántico Norte.

En lo que respecta a los océanos, el aumento en la temperatura puede generar un colapso demográfico en las poblaciones marinas, ocasionando baja productividad para las pesquerías. De continuar las tendencias de calentamiento climático para el caso de mamíferos terrestres y voladores se proyecta una reducción de cerca de la mitad de las especies estudiadas, y la pérdida de más del 80 por ciento de su rango de distribución histórica en el país para el año 2050.

También se estima que el precio acumulado del cambio climático para este siglo puede alcanzar entre 3.2 y 6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Hasta ahora, la mayoría de las naciones, y México entre ellas, ha prestado más importancia a reaccionar a los embates de los fenómenos climatológicos después de ocurridos que a su prevención, lo que implica altos costos económicos y sociales para los gobiernos.

Desde marzo de 1994 el país forma parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, e incluso publicó la Ley General de Cambio Climático (LGCC), el 6 de junio de 2012, la cual establece los objetivos de adaptación que pretenden reducir la vulnerabilidad de la sociedad y los ecosistemas frente a los efectos de estos eventos, así como fortalecer la resistencia de los sistemas naturales y humanos. Por medio de esta ley, se adquirió el compromiso de reducir las emisiones de CO2 en 30 por ciento para 2020. Queda claro que aunque los convenios y leyes son un paso importante para combatir el calentamiento global, aún falta mucho camino por recorrer y hacer frente a los retos del desarrollo sostenible.

Fuente: Teorema Ambiental, imagen

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO