Biodiversidad

World Animal Protection busca que el G20 prohíba venta de vida silvestre

Hay una gran demanda de estas especies para utilizarlos como alimento, en la medicina tradicional, como mascotas exóticas, para el entretenimiento y como accesorios de moda

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 14 de mayo de 2020.— El comercio y la explotación de vida silvestre se han convertido en un gran negocio y ponen en riesgo la salud, la economía y la biodiversidad. Por ello, la organización World Animal Protection presentó una campaña dirigida a los líderes del G20 para que prohíban permanentemente del comercio de vida silvestre con el fin de protegerla y prevenir futuras pandemias zoonóticas, como el COVID-19, una de las peores pandemias de origen animal a las que nos hemos enfrentado en un siglo.

Sin embargo, con el cambio, no será la última, a menos que se apliquen medidas como la prohibición a cualquier comercio de animales silvestres en el ámbito mundial, aunque es una industria que genera entre siete mil y 23 mil millones de dólares al año, por encima de la salud y del bienestar tanto de la gente como de los animales.

Mientras que estos animales son extraídos de su hábitat natural, son expuestos a condiciones de estrés y crueldad, y crea un semillero de enfermedades. Pero es una industria exitosa porque hay una gran demanda de estas especies para utilizarlos como alimento, en la medicina tradicional, como mascotas exóticas, para el entretenimiento y como accesorios de moda.

Medicina tradicional asiática:

Esta actividad tiene consecuencias devastadoras para muchas especies de vida silvestre comercializadas en todo el mundo, como los osos que son cazados furtivamente y criados para obtener su bilis. Crecen en granjas donde son vulnerables a enfermedades que pueden ser transmitidas a las personas que están cerca. Este riesgo puede erradicarse mediante una prohibición, ya que existen alternativas a base de plantas para la bilis de oso.

Además, son una opción que pondría fin a la crueldad para con la vida silvestre y protegerá la salud humana. Sin embargo, el gobierno chino recomendó recientemente el uso de un producto de bilis de oso para tratar los síntomas del COVID-19.

La medicina tradicional asiática tiene un valor estimado de 60 mil millones de dólares al año, y se cree que representa casi el 30 por ciento de los ingresos farmacéuticos de China.

Mascotas exóticas:

Cada año, millones de animales silvestres son secuestrados y criados en crueles condiciones de cautiverio para ser comercializados como mascotas en todo el mundo. Serpientes, loros, iguanas, lagartos, tortugas e incluso nutrias, son solo algunas de las especies silvestres que sufren esta actividad en todo el mundo. Se estima que, actualmente, hay 17.6 millones de mascotas exóticas solo en EEUU.

La mayoría de los animales que se extraen de su medio silvestre se asfixian y mueren antes de llegar a los mercados o tiendas de mascotas. Por ejemplo, en la caza furtiva de los loros grises africanos: algunas estimaciones indican que 66 por ciento de los casos mueren antes de iniciar el tránsito internacional.

Los animales silvestres en la industria turística

El crecimiento del turismo mundial ha impulsado el comercio de decenas de miles de animales silvestres para utilizarlos en actividades de entretenimiento en las que se les golpea, encadena y maltrata. En Tailandia, aproximadamente 11 millones de personas pagan cada año para ver a los elefantes realizar trucos y, al menos una vez en los últimos cuatro años, 46 millones de personas pagaron por ver delfines en un lugar.

Los animales en esta cruel industria a menudo fueron comercializados o criados en cautiverio legalmente y pasan muchas horas al día en estrecha proximidad con seres humanos, lo que aumenta la posibilidad de propagación de zoonosis.

Los precios de los elefantes utilizados para paseos se han disparado a más de 50 mil dólares y un solo delfín puede generar entre 400 mil y dos millones de dólares al año para lugares de entretenimiento como SeaWorld.

Al respecto de estas actividades, Steve McIvor, CEO de World Animal Protection calificó como:

“Crueles multimillonarios negocios han estado explotando animales silvestres a escala industrial global y ahora todos estamos viendo el verdadero costo de esta situación. Esta pandemia no se trata solo de animales silvestres vendidos para la alimentación. Es mucho más grande que eso; se trata de la codicia y la mercantilización de los animales silvestres en todos los ámbitos.

“Si algo aprendemos de esta situación es que debemos dejar a los animales silvestres en el lugar adonde pertenecen: en la naturaleza. Todos tenemos la responsabilidad de hacer un cambio en nuestro comportamiento y en nuestras actitudes hacia los animales, lo cual podría salvar la vida a millones de personas y animales, así como también nuestras economías.

“Si no compramos mascotas exóticas o medicinas tradicionales que contienen productos de animales silvestres y no visitamos lugares con animales utilizados en espectáculos, estaremos enviando un claro mensaje de que la crueldad infligida a la vida silvestre ya no se puede tolerar: por los animales, por nuestra salud y por el planeta.

“Se están adoptando algunas medidas en el ámbito nacional, pero es necesaria una acción mundial coordinada. Necesitamos, urgentemente, persuadir al G20 para que tome medidas con la finalidad de implementar una prohibición mundial de la vida silvestre para protegernos de futuras pandemias.”

Si quieres apoyar esta medida, puedes consultar este enlace.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO