Biodiversidad

¿Qué factores provocan que los cetáceos queden varados?

Los biólogos marinos señalan que el sonar de ciertos submarinos, una enfermedad o condiciones meteorológicas extremas pueden provocar este fenómeno

Teorema Ambiental/Redacción

Sídney, Australia, 29 de septiembre de 2020.— La semana pasada, unas 270 ballenas piloto quedaron encalladas en una bahía de Tasmania, en el sur de Australia, lo que obligó a una gran operación de rescate. Sin embargo, más de 200 cetáceos murieron.

Las razones por las que ballenas y los delfines encallan en la arena no se conocen por completo. Los científicos creen que puede deberse a una enfermedad, errores de navegación, presencia de predadores o condiciones meteorológicas extremas, así como el uso de sonares de alta frecuencia de los submarinos.

Este último factor fue atribuido a que encallaran 14 zifios en 2002, en las islas Canarias, en el océano Atlántico, después de un ejercicio naval de la OTAN.

“Si se encuentra solo un delfín o una ballena varados en la playa se trata generalmente de una enfermedad”, explicó Mike Double, responsable en Tasmania del Centro Australiano de Mamíferos Marinos. “En el caso de los cetáceos encallados en una bahía, una o dos ballenas piloto pueden haberse dirigido hacia la costa tras haberse enfermado y por su carácter social, quizás el grupo decidió seguirlos.”

Otra hipótesis podría ser que se acercaron demasiado a la costa persiguiendo a sus presas en alta mar. En la zona sur de Australia donde suele darse este fenómeno. En 2017, más de 600 ballenas piloto encallaron en Nueva Zelanda. Los equipos de emergencia consiguieron salvar unas 400.

Ya en el siglo XIX se registraron en Nueva Zelanda este tipo de incidentes, según Karen Stockin, una especialista de los mamíferos marinos en la Massey University.

En abril de 2015, unos 150 delfines cabeza de melón quedaron atrapados en una playa de Japón. Unos meses después, más de 300 ballenas encallaron en una remota bahía de la Patagonia chilena. Uno de los casos más importantes del siglo XX sucedió en octubre de 1946, cuando unas 835 falsas orcas quedaron bloqueadas cerca de Argentina.

Cuando estos acontecimientos ocurren se envía material especializado para conducirlos de las playas hasta alta mar. Pero en el caso de Tasmania, los cetáceos quedan atrapados en dos bancos de arena de la bahía, y solo se llega a ellos en barco.

Los especialistas tienen que saltar a las aguas poco profundas cerca de los animales para ayudarlos a seguir su camino hacia aguas más profundas. Con la ayuda de cables atados a barcos, los mamíferos son remolcados hacia el interior. Sin embargo, una parte de ellos es susceptible de regresar de nuevo a la playa después de haber sido puestos a flote.

La tasa de supervivencia dependerá finalmente del tiempo en que las ballenas han estado fuera del agua, concluye.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO