Biodiversidad

Megadiversidad amenazada

México es considerado un país megadiverso, es decir, posee una superficie nacional privilegiada en cuanto a tipos de ecosistemas, así como al número y la variación genética de las especies.
Ma. Isabel Arce Marbán

Esto lo demuestran las 1,681 especies de mamíferos, las 1,054 especies de aves y las 704 especies de reptiles, 51 por ciento de ellas endémicas, y, con excepción de Australia, no hay otra región en el mundo que cuente con tal diversidad.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales indica que en la República Mexicana se encuentra el 10 por ciento de las especies existentes en el planeta, de las cuales al menos la mitad son endémicas, y su existencia se limita a una determinada zona.

Pero la preocupación sobre el estado de los recursos aumenta, ya que muchos animales se encuentran en la línea del peligro de extinción.

Lo más lamentable de la extinción es que cuando muere el último individuo de una especie, con su cadáver se sepultan las innumerables adaptaciones que se produjeron a lo largo de millones de años.

La Comisión Nacional de Biodiversidad (Conabio) menciona que las principales amenazas para la sobrevivencia de las especies pueden dividirse en dos categorías: naturales y las que resultan del impacto sobre los ecosistemas provocado por los humanos.

Las amenazas naturales radican principalmente en alteraciones climáticas, como cambios globales de la atmósfera; catástrofes naturales, como lluvias torrenciales, erupciones volcánicas, fuegos naturales y la depredación por animales herbívoros. Los mismos procesos de selección natural contribuyen también a la desaparición de las especies.

Por otro lado, dentro de la categoría de las principales amenazas producidas por diversas actividades humanas se enlista a la agricultura, la ganadería, los incendios provocados, la tala inmoderada; también destaca el crecimiento demográfico desmedido, la fragmentación del hábitat, la deforestación, la pérdida o degradación del suelo y la desertificación.

También están los fertilizantes químicos utilizados para aumentar las cosechas, pues cuando éstos se mezclan con el agua de los ríos y lagos fertilizan en demasía a las plantas acuáticas, entonces se produce un proceso denominado eutrofización en que las plantas acuáticas, especialmente las algas, se multiplican hasta el punto que absorben todo el oxígeno del agua y como consecuencia los peces y otros animales mueren por falta de oxígeno.

La mayor parte de esta destrucción se justifica aduciendo fines económicos, como destinar tierras a cultivos o pastizales.

Los especies en peligro de extinción o amenazadas en el territorio nacional son, entre otras, la chachalaca, el chivizcoyo, la codorniz, el cojolite, el colibrí, la gallina de monte, la garza rojiza, la grulla cenicienta, el guacamayo, el jabirú, el kambul, el loro, la matraca, pájaro toh, el pavo de monte, la urraca y el zopilote rey.

Entre los reptiles se enlista a la boa, el cocodrilo, la víbora bejuquillo; entre las especies marinas está la anguila ciega, el cangrejo bayoneta, el coral, el guayacón, el manatí, el moly de vela y el pez ciego.

También entre los primates se encuentran especies en peligro de desaparecer uno de ellos es el mono araña y el saraguato; entre los felinos están el jaguar, el ocelote, el puma y el tigrillo.

Por otra parte entre los roedores se encuentran la ardilla gris, la comadreja, por último están algunos mamíferos como el armadillo, el coatí, el mapache, el oso hormiguero, el pécari, el puerco espín, y el tapir.

Fuente: Teorema

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO