Forestal

Combatir incendios forestales es más caro que prevenirlos

Tan solo con lo invertido en el helicóptero de Conafor, se pudieron instalar alrededor de 30 robots para prevención de incendios forestales

Teorema Ambiental/Redacción

El presente año ha sido uno de los más difíciles en cuanto a incendios forestales, tanto por su incidencia, como por la gran deforestación y contingencias ambientales, como la que se presentó en todo el país.

De acuerdo con Robotics Galu, empresa especializada en la implementación de tecnología en pro del medio ambiente, la crisis sufrida durante los meses anteriores a causa de la quema de áreas verdes se debe a que el presupuesto federal se ha enfocado en acciones reactivas y no en las preventivas y de control.

Dentro de las adquisiciones de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) se encuentra un helicóptero de más de 64 millones de pesos, el cual está bajo resguardo la mayor parte del año, generando gastos de mantenimiento, aunque no sea utilizado y que actualmente está a la venta; además, este año se han tenido que rentar cinco helicópteros para transportar agua hacia los incendios, por los cuales se han pagado alrededor de diez millones de pesos.

De acuerdo con una estimación de Robotics Galu, tan solo con lo invertido en el helicóptero de Conafor, se pudieron instalar alrededor de 30 robots para prevención de incendios forestales, abarcando grandes cantidades de bosque en el país.

“Nosotros hemos implementado algunos robots FD1, los cuales son capaces de detectar incendios del tamaño de un solo árbol, a distancias de hasta 20 kilómetros, lo cual ha dado la oportunidad de evitar que salgan de control. Es muy importante abrirse al gasto preventivo, el cual beneficiará no solo a las arcas públicas, sino al medio ambiente y en general a toda la población”, comentó Fernando Aranda, director comercial de Robotics Galu.

Tan solo en Jalisco, durante este 2019, se destinaron casi 90 millones de pesos en la adquisición de equipo para combatientes y habilitación de dos helicópteros.

Según Aranda, “la implementación de tecnología para detectar incendios de manera temprana es elemental para proteger también la vida de los brigadistas y bomberos, pues al ubicar incendios nacientes o de pequeño tamaño hace que la labor de combate sea menos riesgosa. Es importante señalar que la tecnología no sustituye plazas de trabajo, sino que las hace más seguras”.

De acuerdo con datos de la Conafor, durante los últimos 50 años se han presentado más de 230 decesos de brigadistas que combaten incendios forestales y alrededor de 150 lesionados, lo cual indica que además del gasto económico, existe un alto costo de vidas humanas que se podría evitar con una mejor estrategia de prevención y detección temprana.

“Si cambiamos paradigmas y realizamos más inversión en tecnologías y acciones preventivas, en el futuro podríamos disminuir de manera millonaria el gasto en combate contra incendios, sin mencionar que rescataríamos miles de hectáreas que actualmente se encuentran en peligro”, concluyó el director comercial de Robotics Galu.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO