Especies

Aumenta el blanqueamiento de corales del Caribe

La mala calidad del agua en los océanos está matando a estos organismos, vitales para la vida en los océanos

Teorema Ambiental/Redacción

El síndrome blanco es una enfermedad que ha aumentado alarmantemente en los últimos meses a los arrecifes del Caribe mexicano. Desde junio de 2018 se detectaron los primeros organismos afectados en las costas de Puerto Morelos y actualmente ya recorren toda la franja paralela al estado de Quintana Roo, afectando al segundo arrecife más importante del mundo.

La Iniciativa Arrecifes Saludables para Gente Saludable advirtió que la situación es de gran riesgo para la biodiversidad marina y la economía del estado, cimentada en el turismo y, en menor medida, en la pesca.

El pasado 8 de marzo, representantes de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Instituto de Ciencias del Mar y Limnología-Barco Lab, Healthy Reefs y el proyecto Gef Resiliencia, entre otros, realizaron un taller para diseñar estrategias de atención contra el síndrome blanco, que afecta a los corales en las regiones tropicales del planeta.

También participaron representantes de la Dirección General de Vida Silvestre (DGVS), Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (Conapesca), del Centro Regional de Investigación Acuícola y Pesquera de Puerto Morelos, de las secretarías de Marina Armada de México (Semar) y la de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y del estado de Quintana Roo, así como representantes de diferentes municipios, académicos, pesqueros y turísticos.

El taller giró alrededor de tres objetivos: difundir el estado actual del síndrome blanco, con un reporte generado por expertos el pasado 6 de marzo en el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL) de la UNAM.

Así como crear un plan regional para atender la problemática mediante la participación de actores clave de los diferentes sectores, e identificar actores y roles clave que incidan en la ejecución del proyecto.

Lorenzo Álvarez Filip, investigador titular y responsable del Laboratorio de Biodiversidad y Conservación Arrecifal de la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales del ICMyL, reiteró que el desarrollo socioeconómico de la región depende de la salud de los ecosistemas, por lo que la necesidad de atención es urgente.

Además, alertó que una colonia de coral afectada por el síndrome blanco puede morir en 40 días, contra los cientos de años que necesita para crecer.

Explicó que la salud de los corales está totalmente relacionada con la calidad del agua y otras causas de estrés como las malas prácticas turísticas, destrucción de manglares, arribo masivo de sargazo que impide la entrada de luz al fondo marino, la no aplicación de la normatividad ambiental, y algunos de los servicios que brinda el turismo de manera inadecuada, así como la pesca ilegal y la extracción de arena para las playas.

Como resultado, se identificaron tres líneas estratégicas: Turismo, Manejo integrado de la zona costera y Manejo del agua y la pesca, divididas en acciones de corto, mediano y largo plazos.

Al mismo tiempo, se definieron líderes para cada línea, quienes mantendrán comunicación estrecha con la Conanp para la integración y puesta en marcha del plan de acción, que deberá estar listo en los próximos días.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO