Biodiversidad

Cambio climático está desapareciendo a los peces

La población de peces en las costas chinas y japonesas ha descendido un 35 por ciento, por las modificaciones químicas en el agua y la pesca intensiva

Teorema Ambiental/Redacción

El cambio climático está afectando a las poblaciones de peces en todo el mundo. La población de peces en las costas chinas y japonesas ha descendido un 35 por ciento. Además, la pesca sostenible ha bajado un 4 por ciento a escala global, debido al calentamiento de los océanos, según un estudio publicado en la revista Science y publicado por el portal del Foro Económico Mundial (www.weforum.org).

El estudio fue realizado por científicos de la Universidad de Rutgers de Nueva Jersey, quienes señalaron que el cambio climático ha afectado enormemente a las reservas de peces en el mundo, al comparar datos de las diferentes pesquerías y mapas de temperatura, que han permitido analizar los cambios en pesca sostenible entre 1930 y 2010.

Aunque el cambio más drástico ha sucedido en los océanos del este de Asia, donde las reservas se han reducido entre un 15 y 35 por ciento.

“La industria pesquera supone la fuente de ingresos de más de 56 millones de personas en el mundo, y el pescado representa más de la mitad de proteína animal que se consume en los países desarrollados. Si los países asiáticos continúan sufriendo descensos en sus reservas, comenzarán a importar pescado de otras partes del mundo, lo que elevará su precio exponencialmente”, agrega el estudio.

La pérdida en las poblaciones se debe al cambio climático y la pesca irracional que impide que las poblaciones puedan reproducirse, menguando aún más en número.

Sin embargo, el estudio también refleja que ciertas especies se han visto beneficiadas por el calentamiento global. Por ejemplo, la lubina negra en las costas estadounidenses. Pero, si la temperatura del planeta sigue aumentando, todas las especies corren el riesgo de desaparecer por la acidificación de los océanos y la falta de oxígeno en ellos por la desaparición de las corrientes marinas, que permiten al agua captar este gas de la atmósfera.

El calentamiento global no es la única razón que afecta a la desaparición de los peces.

Mientras que la acidificación se debe a las altas concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera, que absorbe el agua oceánica en grandes cantidades. Esta situación afecta la vida de los arrecifes, que son lugares naturales de reproducción para miles de especies marinas.

Finalmente, el estudio señaló que una forma de permitir la recuperación del estado actual de la biomasa marina es practicar la pesca sostenible, es decir, la forma en que las especies sean capturadas sin causar efectos dañinos a largo plazo.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO