Cinco tips para ahorrar y conservar el mundo

Existen acciones concretas y sencillas que ayudan a reducir el consumo, promueven la conservación del medio ambiente y generan considerables ahorros para el bolsillo.

1) La primera medida, y también la más sencilla, es reemplazar los focos incandescentes por bombillas fluorescentes. Un solo cambio ahorra más de 80 por ciento de energía durante la vida útil del foco, que en el caso de los fluorescentes va de las 10 mil a las 12 mil horas, contra mil de uno tradicional.

Los focos ahorradores proporcionan el mismo nivel de iluminación, consumen cuatro veces menos energía eléctrica y tienen una vida útil hasta 12 veces mayor que los tradicionales.

Si menosprecias los efectos de este pequeño cambio, debes saber que reemplazar diez focos, que son los que usan en promedio los hogares mexicanos, costará alrededor de 500 pesos; si se usan cinco horas al día, el retorno de la inversión será en seis meses. El resto de su vida útil genera un ahorro monetario de casi ocho mil 500 pesos, es decir, entre 850 y 900 pesos anuales.

2) Pinta el interior de los espacios de tu casa u oficina con colores claros. De esta forma la luz se refleja en ellos facilitando la iluminación de los espacios con mucho menos consumo de energía. Si requieres luz artificial, busca lámparas y sistemas de iluminación fabricados con materiales que reflejen y distribuyan ampliamente la luz en vez de absorberla.

3) Abre las cortinas durante el día para que entre el sol por las ventanas y en la noche ciérralas para que el calor no se escape. En las oficinas usa los espacios cercanos a las ventanas para la realización de las actividades más intensas, como el trabajo en computadora, contabilidad, etcétera y reserva los espacios menos iluminados para actividades temporales: reuniones con tu equipo o con tus clientes.

Cuando llegue la hora de usar luz artificial, usa solamente la luz que necesitas. Recuerda que tener mucha luz artificial en una casa u oficina genera un brillo excesivo que es tan malo para los ojos como tener poca luz, y además ¡cuesta mucho más!, así que reduce la cantidad de vatios de los focos, usa lámparas en lugar de iluminar cuartos enteros, instala controles automáticos de luz y apaga las luces cuando salgas de un cuarto.

4) Compra artículos de iluminación, electrodomésticos y productos para el hogar u oficina que cuenten con una certificación de eficiencia energética. Por ejemplo, verifica que tengan el sello Fide y la NOM específica en cada caso.

Los productos de iluminación con una certificación de eficiencia energética pueden reducir tu consumo de energía en casas y oficinas hasta en 75 porciento. Lo mismo ocurre con los electrodomésticos, equipo de oficina y otros productos que llevan esta etiqueta.

5) Para iluminación en espacios exteriores utiliza luces con mecanismos de detección de movimientos que sólo se encienden durante la noche o cuando alguien está presente. El detector de movimientos aumentará aún más tu ahorro de energía y ayudará a reducir tus costos de luz en tu casa u oficina.

Fuente: CNNExpansión.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>