El Senado de México - ¿Sabías que?
Tendencias

¿Qué animales acompañan a los humanos después de la muerte?

Perros, mariposas, moscas panteoneras, tecolotes y murciélagos son los animales que escoltan a los humanos al inframundo

Maya Comunicación

Ciudad de México, 3 de noviembre de 2021.— Los animales no suelen estar en las ofrendas de Día de Muertos, pero hay quienes creen que estos acompañan a las almas durante la celebración para recibir a los difuntos.

El perro es considerado como el mejor compañero en la vida… y en la muerte. De acuerdo con Raúl Valadez Azúa, del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), este animal juega un papel fundamental en la vida diaria de los humanos que no se concibe sin la especie.

“La más relevante asociación entre un humano difunto y algún material o elemento de la naturaleza serían los perros, porque llegaron tan temprano a la historia humana (entre 15 mil y 18 mil años atrás) que el hombre no tiene conciencia de lo que es la vida humana sin el perro… en un esquema tan intenso, tan íntimo que para el hombre era parte de los grupos, como si fuera un humano más”, explicó el especialista.

El también autor de Viaje al inframundo: las ciencias y la muerte, recuerda uno de los entierros humanos hallado en el estado de Hidalgo y data de hace cinco mil años. Se trata de una cueva donde se descubrieron dos inhumaciones, en las cuales se encontró a seis perros que, se piensa, se quedaron a un lado como guardias y protectores del espacio sagrado; es decir, el papel del animal fue acompañarlos y mantener la sacralidad del sitio.

Sin embargo, este no el único animal vinculado con la muerte, pues hay otras especies a las que también se les relaciona con el más allá, como mariposas nocturnas, moscas panteoneras y tecolotes.

Raúl Valadez señala que la creencia de que diversos animales son mensajeros de la muerte o que traen malos presagios tiene su origen en época de la Colonia, cuando las costumbres tradicionales se mezclaron con el pensamiento de los conquistadores.

Las mariposas, destaca, representan la dualidad entre el mundo de los vivos y los muertos y su presencia estaba relacionada con las fases de vida, pero al momento de desaparecer por las migraciones o muerte, solo quedan las orugas, una muestra de que se vuelve a entrar en un nuevo ciclo.

“Hemos podido ver en Teotihuacán entierros donde aparecen animalitos como las comadrejas, que son bastante hábiles y muy buenos para la cacería, sobre todo de aves de corral. En el sitio de Teopancazco encontramos en un entierro el cráneo de una comadreja, pero que estaba cortado, probablemente era un dije”, explicó Valadez Azúa.

En otro caso, informó, también se identificó el cráneo de un murciélago, asociado con los restos de un difunto, por lo que formaba parte del simbolismo que se consideraba fundamental para el momento de partir a su otra vida.

Suscríbete al Boletín

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO