Legislación Ambiental

Cuenca Lerma-Chapala, con 73 por ciento de degradación

El aumento de las zonas de cultivo y la disminución de la vegetación han ocasionado el desgaste en el suelo

Redacción Teorema Ambiental

México.─ El 73 por ciento de los suelos de la Cuenca Lerma-Chapala presentan degradación en el suelo, esto debido a la disminución de la vegetación y el aumento de las zonas de cultivo, señalaron diputados federales pertenecientes a la Comisión Especial para la revisión y seguimiento de la cuenca.

Los legisladores, encabezados por el diputado de la bancada blanquiazul César Octavio Madrigal Díaz, diputado por Jalisco, indicaron que ha sido analizado a detalle el deterioro en conjunto de los recursos naturales, suelo, vegetación, biodiversidad de la cuenca, revelando que entre 1976 y 2000 hubo una reducción de 817.2 kilómetros de selva y mil 562.2 kilómetros cuadrados de bosque. En contraposición, se han expandido cerca de 108 kilómetros para áreas de cultivo.

De acuerdo con información del diario local El Informador, la alteración ecológica ha ocasionado incluso la reducción de la superficie de los cuerpos de agua en 97 kilómetros cuadrados, lo que —advierten los legisladores— ya podría modificar el ciclo hidrológico de la región y aun alterar el funcionamiento de la cuenca, así como disminuir la existencia de vasos reguladores ante situaciones hidroclimáticas extremas.

Los diputados miembros de la Comisión Especial de la Cuenca Lerma-Chapala-Santiago, presentaron un Plan Final de Trabajo en el que advierten que el geosistema de la cuenca se ha modificado de tal modo que “entre 80 y 85 por ciento de área se emplea para actividades agropecuarias o forestales y poseen infraestructura urbana o industrial hasta en 3 por ciento de su territorio”.

El documento, publicado en la Gaceta Parlamentaria de la Cámara de Diputados, detalla que el aumento en la actividad industrial y la apertura de tierras a la actividad agrícola y pecuaria se tradujo en una mayor necesidad de consumo de agua.

Ello dio pie a la construcción de obras hidráulicas (presas e infraestructura de riego) que dieron sustento a la actividad económica y humana de la cuenca. Y como resultado de la gran demanda de agua también se generó negativamente aguas residuales que son vertidas en algunos casos directamente al río, apunta el Plan Final de Trabajo.

(Con información de informador.com.mx)

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO