Contaminación

CAMe informa acciones para prevenir episodios de mala calidad en el invierno

Las principales fuentes de contaminación atmosférica en la época invernal son las emisiones de polvo por la erosión y el manejo de materiales, las quemas agropecuarias, incendios y quema de llantas

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 30 de noviembre de 2020.— La Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), en coordinación con la Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), autoridades federales y los gobiernos de los estados de la Ciudad y el Estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla, Tlaxcala y Querétaro, realizó el Taller sobre la Temporada Invernal, su relación con las fuentes contaminantes, así como las medidas de prevención y control para reducir sus emisiones durante la temporada invernal 2020-2021, en beneficio de la salud.

Históricamente las contingencias atmosféricas por partículas se presentan durante el invierno, ocasionadas por las condiciones meteorológicas de la estación, que se combinan con las emisiones de polvo por la erosión y el manejo de materiales, las quemas agropecuarias, incendios y quema de llantas y residuos, y también la excesiva quema de cohetes y juegos pirotécnicos, además de las ladrilleras, la erosión del suelo y vehículos, ocasionando daños de corto y largo plazo a la salud de la población.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en todo el mundo siete millones de muertes anuales están asociadas a la contaminación atmosférica. En México, un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública realizado en 15 ciudades en 2015 estimó que la contaminación por partículas finas PM2.5 fue responsable de al menos 14 mil 600 muertes prematuras en todo el país.

El coordinador ejecutivo de la CAMe, Víctor Hugo Páramo, habló sobre los antecedentes de la temporada seca-fría del centro de México que se presenta en los meses de noviembre a febrero y especialmente de la mala calidad del aire que se ha registrado en las festividades de Navidad y Año Nuevo producto de la quema de cohetes y fuegos artificiales, principalmente.

Señaló que este taller detalló el comportamiento de la meteorología y del clima, las fuentes de emisión, los contaminantes en la temporada invernal, la identificación del grupo de expertos que podrán consultar en los diferentes temas relacionados, para poder informar oportunamente a la ciudadanía sobre cómo prevenir riesgos a su salud.

Por su parte, Jorge Zavala Hidalgo, director del Servicio Meteorológico Nacional, habló de la importancia de las condiciones meteorológicas para ayudar a la dispersión o concentración de los contaminantes. La combinación de las temperaturas, los vientos, las lluvias y los frentes fríos, tienen un impacto en el comportamiento de los contaminantes.

Informó que para la presente temporada, las lluvias estarán por debajo del promedio para los meses de noviembre 2020 a marzo 2021 en la región de la CAMe. La temperatura mínima, estará por debajo del promedio en noviembre y por arriba del promedio en diciembre. Se espera el ingreso de 34 frentes fríos.

Ramiro Barrios, director general adjunto de Gestión de la Calidad del Aire en las Zonas Metropolitanas de la CAMe, enumeró el incremento de las partículas suspendidas PM10 y PM2.5 durante los meses fríos en las entidades que conforman la CAMe, entre ellas: la resuspensión de polvo desde las calles; el manejo de materiales de construcción y la erosión; el gran número de fogatas en las que se queman llantas, madera y residuos; la excesiva quema de cohetes y juegos pirotécnicos; los incendios forestales; quema de pastizales y residuos de cosechas agrícolas y de caña de azúcar. Además de las emisiones generadas por las ladrilleras, la erosión del suelo y el tránsito vehicular.

Todos estos contaminantes causan impactos de corto y largo plazo en la salud de las personas. Entre los primeros se encuentran: irritación en ojos, nariz y garganta; infecciones de vías respiratorias superiores; disminución de la función pulmonar; dolor de cabeza y reacciones alérgicas; así como asma y enfisema. Entre los segundos, señaló, están las enfermedades respiratorias crónicas y cardiovasculares; cáncer de pulmón; daño al sistema nervioso central y mortalidad prematura.

Alertó también sobre los riesgos adicionales a causa de la influenza estacional, y sobre los resultados de recientes investigaciones en Europa y América Latina que indican que las probabilidades de enfermar y morir se incrementan en la medida que se reduce la capacidad pulmonar a causa de los contaminantes y la presencia en el aire del virus SARS-CoV-2 que ocasiona el covid-19, en particular para las personas con hipertensión, obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO