Ciencia y tecnología

Descubren cómo los cavernícolas salieron de África hace 120 mil años

La investigación concluye que los humanos se dispersaron de forma repetida en el interior de la península arábiga, que en ese entonces eran exuberantes praderas

Teorema Ambiental/Redacción

Washington, DC, 25 de septiembre de 2020.— Una investigación paleoecológica de alta resolución en un antiguo lecho de un lago en el norte de Arabia, reveló pisadas humanas y de animales con una antigüedad de 120 mil años.

Los investigadores suponen que el pequeño grupo de Homo sapiens se detuvo para beber y buscar comida en un lago poco profundo donde también había camellos, búfalos y elefantes más grandes que cualquier especie actual.

La investigación fue publicada en la revista Science y representa la evidencia más temprana que muestra los movimientos de estos humanos prehistóricos, los animales con los que convivían, así como el uso del paisaje.

La investigación concluye que los humanos se dispersaron de forma repetida en el interior de la península, que en ese entonces eran exuberantes praderas. Sin embargo, esas dispersiones son difíciles de fechar, debido a la escasez de material datable.

Puede que los humanos cazaran a esos grandes mamíferos, pero no se quedaron allí mucho tiempo, y el lago solo fue una parada en un viaje más largo.

El hallazgo de pisadas de humanos y animales en el desierto de Nefud arroja luz acerca de los caminos que recorrieron nuestros antepasados al salir de África. Debido a variaciones climáticas naturales, la península en ese tiempo tuvo condiciones mucho más verdes y húmedas en un periodo conocido como el último interglaciar. Era más similar a las llanuras semiáridas de la actual sabana africana.

Mathew Stewart, del instituto alemán Max Planck de Ecología Química, señaló que halló las huellas tras la erosión de sedimentos superficiales en un antiguo lago apodado Alathar.

“Las pisadas aportan instantáneas de un momento, que representan generalmente unas pocas horas o días, información que no solemos obtener de otros registros”, explicó. Sin embargo, fueron fechadas utilizando una técnica llamada luminiscencia estimulada de forma óptica, que consiste en iluminar granos de cuarzo y medir la cantidad de energía que emiten.

Siete de los centenares de pisadas fueron identificadas como de humanos, incluidas cuatro que, dadas sus orientaciones similares, la distancia que las separaba y su diferencia de tamaño sugieren que eran de dos o tres personas que viajaban juntas.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO